Producción checa de helado en auge

Zmrzlina (Foto: JESHOOTScom / Pixabay CC0)

La República Checa produjo cerca de 44 millones de litros de helado el año pasado, siendo la cifra más alta desde el año 2004. Los checos han superado otros países de la UE como Grecia y Croacia. El mayor productor de helado en Europa es Alemania, seguido de Italia y Francia.

Foto: JESHOOTScom / Pixabay CC0

De acuerdo con el Ministerio de Salud checo, actualmente existen alrededor de 7,400 vendedores de helado en el país. En los últimos seis años, el número de lugares que se dedica a la venta de helado se ha incrementado aproximadamente a 1,000. La exportación de helado también se encuentra en crecimiento.

“Las exportaciones de helado han estado en aumento. Mientras que en el 2012, la exportación de helado ascendió a 11 millones de euros, la cifra del año pasado fue cuatro veces más alta, con unos 39 mil millones de euros. Al mismo tiempo, se importa más helado al país que lo que se exporta al exterior.” Dijo a la Radiodifusión Checa el vocero de la Oficina de Estadísticas Checa, Tomáš Chrámecký.

Sin embargo, la brecha entre la importación y la exportación de helado se está reduciendo. Las ventas están siendo impulsadas debido al fortalecimiento de la economía.

“Los consumidores pueden comprar comida que no podían costear cuando las finanzas estaban más apretadas. Esto aplica a todos los alimentos, incluyendo el helado, que a su vez se está encaminando a su mayor producción.” Anunció a la Radiodifusión Checa, Lukáš Kovanda, Director económico de la compañía Cyrrus.

La continua oleada de calor ha aumentado la venta de helados en todo el país. Ovocný Světozor, la cadena más grande de helado checo, vende alrededor de una tonelada de helado a la semana. “Durante estas semanas calurosas vendemos aproximadamente entre cinco y seis veces más helado de lo normal. El sabor más popular es vainilla, seguido de fresa y banano,” dijo Kateřina Trávníčková, manager operativa de la compañía.

Según la Asociación Europea de Productores de Helado, el europeo promedio consume cerca de siete litros de helado al año. Los checos siguen muy por debajo del rango, con un consumo de cuatro litros al año.