Primer ministro checo no comparte la idea de Obama de aumentar la presencia de la OTAN en Europa

Barack Obama, foto: ČTK

El presidente de EE.UU., Barack Obama, reafirmó durante su visita a Polonia el compromiso de su país con la seguridad de sus aliados de Europa Central y del Este. Obama ofreció aumentar la presencia militar de la OTAN en la región debido a la crisis de Ucrania, pero el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, no comparte la idea.

Barack Obama, foto: ČTK
La crisis de Ucrania ha creado tensión en Europa Central y del Este. El mundo sigue con temor la nueva política de Rusia hacia los territorios que formaron parte de la desaparecida Unión Soviética.

Partiendo de la situación surgida en torno a Ucrania, el presidente Obama subrayó en Polonia que “la seguridad de nuestros aliados es piedra angular de nuestra propia seguridad” y anunció que ha solicitado al Congreso de su país que autorice un desembolso de 1.000 millones de dólares para reforzar la seguridad de la zona e incrementar la presencia de soldados de la OTAN.

El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, expresó que Chequia no comparte esa idea.

“La Republica Checa ni se encuentra ni se sumará al grupo de países que abogan por una mayor presencia de unidades militares de la OTAN en Europa”.

Bohuslav Sobotka, foto: Kristýna Maková
Las palabras de Sobotka fueron criticadas por la oposición y por el líder del democristiano Partido Popular, Pavel Bělobrádek, miembro de la coalición gubernamental.

De acuerdo con Bělobrádek las declaraciones de Sobotka son inaceptables e irresponsables, ya que pueden perjudicar las relaciones con los aliados tanto de la OTAN como del Grupo de Visegrad.

El presidente de la República, Miloš Zeman, considera que el primer ministro Sobotka cometió un error al expresarse de esa manera sobre el reforzamiento de la presencia de la OTAN en la región. El mandatario estima que se trata de una reacción natural por parte de EE.UU.

“Considero que se trata de un gesto para advertir que en caso de que Rusia opte por ocupar, por ejemplo, el este de Ucrania, semejante acción no quedará sin respuesta”.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, viajó a Polonia para asistir a las celebraciones del proceso que facilitó la recuperación de la libertad y la democracia a las naciones europeas que derrotaron al comunismo hace 25 años.

Foto: ČTK
Durante su comparecencia ante los medios de comunicación, Obama insistió en que no desea amenazar a Rusia, pero advirtió a su homólogo ruso, Vladimir Putin, de que está dispuesto a aplicar más sanciones en caso de que Moscú siga fomentando la desestabilización de Ucrania.

La siguiente escala de Obama en su gira europea será Bruselas, que acogerá una cumbre de líderes del Grupo de los Siete (G7) en sustitución del G8 que iba a celebrarse en la ciudad rusa de Sochi.