Praga degusta Europa

Foto: Carlos Ferrer
0:00
/
0:00

La Cumbre Europea de las Regiones y Ciudades, que se celebra estos días en Praga en el marco de la presidencia checa de la Unión Europea, tendrá una contrapartida lúdica. Para acompañar a la reunión, el Ayuntamiento de Praga ha organizado el festival musical y gastronómico “Deguste Europa”.

Se trata de una aproximación a Europa a través del oído y del paladar. Y no solo para los praguenses. El festival “Deguste Europa” trata de acercar la diversidad de la cultura europea a los habitantes de la metrópolis, pero al mismo tiempo ofrece una muestra del folklore y la comida tradicional checa a los numerosos turistas que visitan Praga.

De esta manera, del cinco al siete de marzo se formará en la metrópolis checa un pequeño mosaico de la Europa de las regiones, como nos comenta la portavoz del festival, Evženie Belanová.

“Con este evento la ciudad de Praga ha querido acercar a los visitantes de Praga las ciudades y regiones que participan en la Cumbre. Hemos querido mostrar que Europa no se compone únicamente de países sino también de regiones y ciudades que destacan por su peculiar historia y su extremadamente rica cultura”, señaló Belanová.

La parte gastronómica de “Deguste Europa” cuenta con 50 puestos que permanecerán abiertos los tres días del festival y que ofrecen a los viandantes degustaciones de los productos más variopintos, como explica Belanová.

“Los praguenses y visitantes de Praga podrán probar, por ejemplo, quesos holandeses, aceitunas griegas, vinos franceses o moldavos. Y también por supuesto especialidades seleccionadas de diferentes regiones checas y diversos barrios de Praga”, explicó.

La parte musical se desarrollará en las plazas más céntricas de la ciudad y comprenderá a artistas de toda Europa, desde los conocidos Fun Lovin’ Criminals hasta bandas menos conocidas de Grecia o Eslovenia. Habrá también una gran presencia de música folklórica o al menos con base tradicional, especialmente de las regiones checas de Bohemia y Moravia y de la vecina Eslovaquia.

Foto: autor