Por primera vez los precios en la RCh descendieron

r_2100x1400_radio_praha.png

Por vez primera en la historia de la República Checa los precios al consumo descendieron. En comparación con el año pasado bajaron en un 0,4 por ciento. La inflación ha sido sustituida por la deflación.

Con respecto al año pasado bajaron sobre todo los precios de comestibles y de la energía eléctrica, indicó el analista Marek Fér.

"Además, se redujeron considerablemente los precios de la ropa. En enero se iniciaron las grandes rebajas de la temporada. Y asimismo disminuyeron los precios de las telecomunicaciones" dijo Fér.

A primera vista el descenso de los precios de los artículos de consumo es algo agradable. Pero en caso de prolongarse la deflación ello podría desacelerar la economía. La gente deja de gastar dinero ya que espera que los productos sean aún más baratos y el crecimiento de la economía nacional se detiene. Un ejemplo de país que afronta un constante descenso de los precios es Japón con las consecuencias que de ello se desprenden.

Los analistas opinan, sin embargo, que tal amenaza no existe en la República Checa. En abril subirán los precios del gas y a mediados del año los alquileres. En lugar de la deflación reaparecerá nuevamente la inflación, afirma otro analista, Vladimír Pikora.

"La inflación subirá en el curso del año 2003 y a finales de año podría alcanzar un nivel superior al 2 por ciento", afirmó Pikora.

Según Vladimír Pikora, la evolución de los precios dependerá además de la evolución de la situación en torno a Irak. En caso de desatarse un conflicto militar subirían los precios del petróleo. El precio del litro de gasolina tipo Natural podría superar entonces las treinta coronas, algo menos de un euro, mientras que ahora cuesta unas 25 coronas.

Y por cierto que los precios al consumo no bajaron, con respecto al año pasado, en ningún otro país de Europa Central.