Polémica entre el presidente checo Miloš Zeman y el Gobierno por la vacuna rusa Sputnik V

Miloš Zeman, foto: ČTK / Kateřina Šulová

El presidente checo, Miloš Zeman, ha puesto en duda el futuro profesional del ministro de Salud, Jan Blatný, y de la directora del Instituto Estatal para el Control de Medicamentos, Irena Storová. No le gusta su actitud de cara a la vacuna rusa Sputnik V.

Jan Blatný,  foto: Michaela Danelová,  ČRo

El presidente Miloš Zeman adelantó en entrevista para el servidor Parlamentní listy este miércoles que pedirá al primer ministro, Andrej Babiš, que destituya al jefe de la cartera de Salud, Jan Blatný, y a la directora del Instituto Estatal para el Control de Medicamentos, Irena Storová. Al mandatario le molesta la actitud de estos dos altos cargos en torno a la vacuna rusa Sputník V.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA), empezó hace una semana los análisis de la vacuna rusa. No obstante, el presidente Zeman no quiere esperar y responsabiliza a Blatný y a Storová de la muerte de personas en Chequia.

Sputnik V | Foto: Ivana Milenkovičová,  Český rozhlas

Zeman: Hay que quitar los obstáculos

Zeman dijo al servidor Parlamentni listy que “los mayores obstáculos son el ministro de Salud y la directora del Instituto Estatal para el Control de Medicamentos. Sí, veo la solución en la destitución de los dos”.

Miloš Zeman,  foto: Michaela Danelová,  ČRo

Consultado por los medios de comunicación, el primer ministro, Andrej Babiš, se limitó a constatar que no comentaría las declaraciones del mandatario.

“No quiero hacer ningún comentario. Se trata de una declaración del presidente, que no voy a comentar. Existe un acuerdo de coalición (con los aliados de la Socialdemocracia), yo tengo derecho a proponer el nombramiento o destitución de los ministros. El presidente está en su derecho de nombrarlos o no, pero en este momento no es el tema de debate, porque tenemos otras tareas“.

Roman Prymula,  foto: Michaela Danelová,  ČRo

Hace unas semanas, el primer ministro y el entonces asesor para asuntos de Sanidad, Roman Prymula, habían indicado que la vacuna rusa se presentaba como una opción para la República Checa, a pesar de no estar autorizada. Sin embargo, a partir de la reanudación de suministros de las vacunas de Pfizer y otras, el asunto quedó de lado y ahora asegura que lo único que espera son los resultados de la Agencia Europea de Medicamentos

“Estamos a la espera de la autorización (de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). En este momento no tenemos sobre la mesa ningún otro plan“.

El ministro de Salud no se deja intimidar

El ministro de Salud, Jan Blatný, no se dejó intimidar por las palabras de Zeman, sostuvo que hacía su trabajo de la mejor manera posible, que su eventual destitución era un asunto político y que respecto a las vacunas mantenía una actitud puramente profesional.

Foto: Ivana Milenkovičová,  Český rozhlas

“No tengo nada en contra de la vacuna Sputnik por el hecho de que provenga de Rusia, lo que quiero es que sea evaluada como todas las demás. Mi propuesta vale para cualquier vacuna, ya sea de Francia, Alemania, EE.UU. o de otro lugar“.

Las críticas del presidente Zeman cayeron también sobre el ministro de RR.EE., Tomáš Petříček, que en su momento dijo que la vacuna rusa podrá aplicarse a partir del momento en que disponga de la autorización europea.

El presidente pide también la cabeza del ministro de RR.EE.

En sus declaraciones para el servidor Parlamentní listy, Zeman recomendó también la destitución del jefe de la diplomacia.

En declaraciones a la Televisión Checa, Petříček reconoció que entre el mandatario y él existen diferencias de opinión.

Tomáš Petříček | Foto: Michaela Danelová,  Český rozhlas

“No soy ningún niño mimado del presidente, y por eso tenemos diferencias en una serie de temas. Se trata principalmente de asuntos relacionados con la política exterior“.

En declaraciones a la prensa, Petřícek dijo que entendía que para el presidente representaba una espina en el costado, porque había alertado sobre los riesgos de seguridad en la licitación para la finalización de la planta nuclear de Dukovany, al tiempo que está en contra de que se vacune a la población con vacunas rusas o chinas sin la autorización europea.

El viceprimer ministro y líder socialdemócrata, no salió en defensa de su compañero de partido Petřícek, sino que se limitó a decir que la decisión es asunto del primer ministro.

“Entiendo que el presidente tenga una opinión de cada uno de los ministros, pero la decisión final está en manos del primer ministro. En caso de que él tenga alguna queja del ministro Petřícek, informaré al primer ministro“.

La oposición dice que Zeman defiende los intereses rusos y chinos

Las declaraciones del presidente Zeman han provocado fuertes reacciones desde la oposición. Para el vicepresidente del Partido Cívico Democrático, Martin Kupka, el mandatario ha empezado un nuevo juego político que responde a sus intereses.

Martin Kupka,  foto: Michaela Danelová,  ČRo

“Es evidente que se trata de una jugada intencionada del presidente, de no ser así, en primer lugar debió agradecer a Israel, Francia y Alemania que nos regalaron vacunas autorizadas“.

El senador Roman Kraus, también de la  mencionada formación política, criticó que el presidente quiera que se expulse a altos cargos públicos porque se nieguen a violar reglamentos europeos.

“Considero que se trata de algo fuera de lugar. La razón por la que se pide la destitución del ministro de Salud y de la directora del Instituto Estatal para el Control de Medicamentos es que no quieren burlar  la autorización regular de un medicamento o vacuna. Esto es algo que está muy mal“.

Marián Jurečka,  foto: ČT24

El presidente del democristiano Partido Popular, Marian Jurečka, se sumó a las críticas de la oposición e indicó que la seguridad sanitaria de la población compete al Ministerio de Salud, que se rige por la Ley del Servicio Civil. Los opositores, con la excepción de los comunistas y el movimiento Libertad y Democracia Directa, condenan las declaraciones del presidente, que defiende los intereses rusos y chinos.