Nuevo presidente sindicalista promueve restructuración del sector

Richard Falbr y Milan Stech, Foto: CTK

Unificar a los sindicatos se ha establecido como prioridad el recién elegido presidente de la Confederación Sindical Checo-Morava, Milan Stech. El nuevo líder de los sindicalistas checos declaró además que la huelga no será el instrumento primordial para resolver los pleitos laborales.

Milan Stech, el hasta la fecha vicepresidente de la Confederación Sindical Checo-Morava y senador socialdemócrata, fue elegido por una mayoría del 96 por ciento de los votos el pasado sábado. Como único candidato al cargo de presidente de las uniones sindicales checas, sustituyó al saliente Fichard Falbr. Este encabezaba la Confederación Sindical Checo- Morava desde 1992, adquiriendo en el transcurso de los años el apodo de "Padre de los trabajadores".

Richard Falbr y Milan Stech, Foto: CTK
Una de las prioridades del nuevo presidente será la restructuración de la Confederación que actualmente cuenta con 31 miembros. Stech pretende esforzarse por una mayor integración y creación de unidades sindicales más fuertes, unificando a los sindicatos de sectores cercanos. Ello aumentaría la fuerza de negociación frente a los empleadores, el Gobierno y el Parlamento, y además reduciría los costes del aparato sindical.

El nuevo presidente Stech sostuvo también que los sindicatos no priorizarían las huelgas y las manifestaciones como modo de imponer sus intereses. Sin embargo, no descartó esta posibilidad agregando que todo dependerá del comportamiento de empleadores y Gobierno.

Según Stech, los sindicatos apoyan la integración de la República Checa a la Unión Europea por el motivo de que ésta fomenta el diálogo social. El programa de los sindicatos checos incluye además la creación de un Código del Trabajo y una reforma de rentas.