Nuevo monumento recuerda en Praga la inmolación de Jan Palach

Nuevo monumento recuerda en Praga la inmolación de Jan Palach, foto: ČTK

La ‘Casa de la Madre’ y la ‘Casa del Hijo’, una pareja de esculturas de metal, recuerdan en Praga desde este domingo la autoinmolación hace 47 años del estudiante Jan Palach, que se quemó vivo en protesta por la ocupación soviética de Checoslovaquia.

Nuevo monumento recuerda en Praga la inmolación de Jan Palach, foto: ČTK
El 16 enero de 1969, hace 47 años, el estudiante Jan Palach se prendió fuego en la plaza de Venceslao de Praga con el propósito de despertar a lo que el consideraba una Checoslovaquia aletargada, ocupada desde el año anterior por las tropas soviéticas. Tres días después falleció a consecuencia de las quemaduras. Su muerte no provocó una rebelión popular, pero sí que constituyó un importante revulsivo social y, a su manera, también un grito de horror de Checoslovaquia hacia el mundo.

La directora del documental ‘El Mensaje de Jan Palach’, Kristina Vlachová, destaca ante todo el carácter lúcido e individual de la decisión final del estudiante.

“Ofreció en el altar lo más valioso que tenía: su vida. Me gustaría remarcar que antes que él ya hubo dos personas que hicieron lo mismo: uno en Varsovia, Ryszard Siwiec, y Vasyl Makukh en Kiev. Pero Jan Palach no sabía nada de estos sacrificios. Lo hizo solo como persona políticamente consciente a todos los niveles”.

Ahora un nuevo monumento, obra del artista norteamericano de origen checo John Hejduk, recuerda en Praga, en la orilla de Aleš, junto al Moldava, el colosal acto de protesta de Palach. Se trata de un conjunto de dos instalaciones metálicas en forma de cubo de las que emergen unas púas que evocan llamas.

La ‘Casa de la Madre’ y la ‘Casa del Hijo’ fueron inspiradas por la pintura de Paul Cézánne ‘La Casa del Ahorcado’, y sobre todo por el poema ‘El Entierro de Jan Palach’, del autor estadounidense David Shapiro, escrito poco después del fallecimiento del estudiante, y donde se describe el sufrimiento de su madre al conocer la noticia.

Lugar del suicidio de Jan Palach, Plaza de San Venceslao, Praga, foto: ČTK
De hecho el poema de Shapiro fue recitado durante la inauguración de este domingo y sus versos, gravados en una placa, forman parte de la instalación. John Hejduk concibió esta pareja de estatuas a comienzos de los años 80, originalmente con el nombre de ‘Casa del Suicida’ y ‘Casa de la Madre del Suicida’, y aunque en principio sus bocetos no estaban destinados a tomar cuerpo, diferentes iniciativas en varias partes del mundo los fueron haciendo realidad. En 1991 el autor se involucró en una primera construcción en madera que fue expuesta en el Castillo de Praga, aunque eliminada en 2000 debido a su deterioro. Ese mismo año falleció Hejduk en Nueva York.

Jan Palach, foto: ČT
Las piezas develadas este fin de semana son el resultado de un proyecto iniciado en 2010 y que contaba ya con la realización de las obras con calidad suficiente para que puedan ser emplazadas con carácter permanente. La ‘Casa de la Madre’ fue construida en acero cor-ten con la intención de que quedara cubierta con una capa de óxido. Fue colocada por ello en el lugar con meses de antelación, para que en el momento de la inauguración tuviera ya su aspecto definitivo. Ahora sus tonos rojizos contrastan con el brillante plateado de la ‘Casa del Hijo’, hecha en acero inoxidable.