Nuevo centro científico de Praga buscará remedios contra tumores y diabetes

El centro CZ-OPENSCREEN, foto: ČTK

Buscar medicamentos más eficaces que ayuden a combatir enfermedades tumorales y diabetes, entre otras. Ese es el objetivo principal del nuevo centro para la biología química y genética CZ-OPENSCREEN, abierto recientemente en Praga.

El centro CZ-OPENSCREEN, foto: ČTK
Expertos checos especializados en biología química y genética tienen a su disposición un nuevo centro, provisto de sistemas robóticos de última generación capaces de examinar cientos de miles de composiciones químicas en un lapso muy breve.

El nuevo centro CZ-OPENSCREEN de Praga, construido con un coste de más de cinco millones de euros, ayudará a los especialistas en la búsqueda de nuevos medicamentos contra las enfermedades tumorales y neurodegenerativas, la disfunción hematopoyética y la diabetes, entre otras, según destacó el director del Instituto de la Genética Molecular, Václav Hořejší.

Václav Hořejší, foto: Zdeněk Vališ
“El nuevo centro facilitará la búsqueda de nuevas composiciones de efecto biológico interesante para poder realizar investigaciones esenciales. Pero su importancia consiste sobre todo en que servirá como un instrumento importante y eficaz para descubrir nuevas substancias con potencial comercial, que podrán servir como medicamentos”.

Sin embargo, para superar el recorrido que separa la teoría de la puesta en práctica de los nuevos remedios es necesario encontrar un inversor fuerte.

El centro CZ-OPENSCREEN, foto: ČTK
“Ahora estamos colaborando con dos grandes inversores particulares que están interesados en realizar investigaciones un poco diferentes por encargo de sus socios. Pero nos damos cuenta de que en este país existen varias fuentes del llamado capital de riesgo, dispuesto a financiar proyectos prometedores”, agregó el director.

El desarrollo de un medicamento puede tardar en promedio entre diez y quince años. Una vez terminada la primera fase de ese largo proceso, de entre decenas de miles de composiciones examinadas por los expertos, apenas unas 250 pasan a las pruebas preclínicas, y solo unas pocas de ellas luego se someten a los tests clínicos.

Pavel Březovský, foto: ČT
“El proceso de desarrollo de medicamentos, desde el modelo informático hasta el lanzamiento de un nuevo remedio, es además extremamente costoso”, resaltó el director del Instituto estatal para el Control de Medicamentos, Pavel Březovský.

El nuevo centro checo está conectado a la red europea de infraestructuras de investigación EU-OPENSCREEN que le posibilitará el acceso a una extensa base de datos de materias que se pondrán a prueba.