Misiles, diesel, un cañón natural y diablos con mucho fuego

Jaap de Hoop Scheffer con Mirek Topolánek (Foto: CTK)

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, participó en Praga en un conferencia sobre defensa antimisiles y trajo muy buenas noticias para los que piensan en la seguridad continental.

Jaap de Hoop Scheffer con Mirek Topolánek (Foto: CTK)
El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, participó en Praga en un conferencia sobre defensa antimisiles y trajo muy buenas noticias para los que piensan en la seguridad continental.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Checa convocó este lunes en Praga una conferencia internacional sobre la defensa antimisiles en Europa. La actividad contó con la participación de especialistas europeos y estadounidenses, entre los que destacó el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer.

El máximo representante de la Alianza Noratlántica subrayó que el convenio anunciado por Praga y Washington sobre una estación de radares antimisiles abrirá un nuevo capítulo de cooperación en la lucha contra las amenazas del siglo XXI.

“No he venido a la República Checa a intervenir en un asunto de debate político interno que concierne al Gobierno y al Parlamento de un país soberano. Quiero destacar la responsabilidad y seriedad con las que Praga se rige, y por la aplicación del principio de la seguridad colectiva dentro de la OTAN”, indicó el secretario general de la Alianza.

Jaap de Hoop Scheffer subrayó que la OTAN estudia todas la posibilidades para unir la estación de radares que EE.UU. al sistema defensivo de la Alianza Noratlántica. El primer ministro checo, Mirek Topolánek, expresó que existe una amenaza real de un ataque con misiles contra los aliados en Europa por lo que saludó la postura de la OTAN de participar en el escudo antimisiles de EE.UU.


Durante muchísimo tiempo tener un automóvil con motor diesel era el sueño de muchas personas en la República Checa. La razón: el combustible era más barato. Parece que al igual que otras cosas en la vida, esto también cambia. Y la crisis mundial lanzó por los aires el precio del diesel para mal de miles de conductores en el mundo.

Tener un coche diesel ya no es tan económico como antes. Un litro de gasóleo para automóviles se comercializa en la mayoría de las estaciones de servicio checas por un euro y 28 centavos, es decir, cuatro centavos más de lo que cuesta un litro de gasolina.

Los especialistas prevén que el precio del diesel continuará la tendencia al alza también en el futuro. El motivo es la creciente demanda del crudo relacionada con el desarrollo de las economías mundiales, destacó Štěpán Pírko, analista de la compañía Colosseum.

“Uno de los motivos es la popularidad de los automóviles diesel y el gran número de coches de este tipo vendidos. A nivel global, aumenta el volumen de transporte de carga y el consumo de gasóleo, en general”, sostuvo Pírko.

En la República Checa, en 2007, el 28 por ciento de los vehículos matriculados eran diesel. No obstante, el creciente precio del gasóleo ya comienza a reflejarse en su venta. Antonín Šípek, director de la Asociación de la Industria Automovilística, afirmó que en el primer trimestre de este año han registrado un leve descenso de interés por coches diesel.


Tal vez un golpe de suerte, o una mano amiga de los espíritus de la selva. No lo sabemos, pero lo bueno es que una expedición de geólogos checos descubrió en Nicaragua un cañon natural que se ha convertido en una de las mayores atracciones del turismo ecológico del país centroamericano.

Durante sus investigaciones en Nicaragua hace unos cuatro años, los geólogos checos toparon por casualidad con un cañón impresionante y desconocido hasta el momento, situado a unos 13 kilómetros de la ciudad de Somoto, explicó Josef Ševčík, del Servicio Geológico checo.

“Estuvimos explorando el caudal del Río Coco, cuando de repente ante nosotros comenzaron a abrirse paisajes fantásticos. La belleza del cañón nos asombró. No obstante, el paso fue cada más difícil. Para seguir adelante, tuvimos que superar ciertos tramos nadando”, dijo Ševčík.

Los geólogos checos llevaron fotos del Cañón de Somoto a Managua. La reacción de la prensa local fue inmediata, señaló Petr Kycl, del Servicio Geológico checo.

“Las imágenes ocuparon durante varios días las primeras planas de los diarios locales. En unos pocos meses, el Cañón de Somoto se convirtió en uno de los lugares turísticos más importantes de Nicaragua. Miles de turistas de Europa y EE.UU. quieren visitarlo. Las autoridades nicaragüenses lo declararon Patrimonio Nacional”, afirmó Kycl.

El Cañón de Somoto representa el cauce socavado por el Río Coco en su nacimiento, a través de roca dura por una longitud de casi cinco kilómetros, con una profundidad de 100 metros de lo que debió ser su lecho original. Está formado por una estructura geológica de entre cinco a trece millones de años de antigüedad.


Foto: www.nemcremats.cz
Fuego y diablos, dos cosas inseparables. Y ese fue el espectáculo que presentó en Praga un grupo de catalanes llegados desde Cardedeu, una aldea a unos 30 kilómetros de distancia de Barcelona.

Cerca de cincuenta diablos provistos de diversos artefactos de pirotecnia y fuego y acompañados por el estruendo de tambores se dirigieron desde el Puente de Carlos a través de la Isla de Kampa hacia el Molino de Sova en la ribera del Moldava.

El correfoc tiene sus raíces en representaciones cristianas medievales del cielo y del infierno. Posteriormente se transformó en un espectáculo presente en todas las fiestas populares de los pueblos catalanes, explica Joan, un diablo raso del grupo.

“En Cataluña hay muchos tipos de grupos de diablos, nosotros somos bastante tradicionales. Hay otra gente que se llama colla de foc que es más fuego, más quemar a la gente. Nosotros hacemos un baile tradicional, intentamos simular el infierno. Hay dos grandes figuras dentro del espectáculo que son Lucifer y la Diablesa, que todos los diablos adoramos y les bailamos como a los Señores del infierno”.

Los demonios llegaron a Praga desde Cardedeu, una aldea a unos 30 kilómetros de distancia de Barcelona. Visten una chaqueta y un pantalón de color negro confeccionados de una mezcla de tejano y algodón, pañuelos rojos, zapatos negros, y sobre la capucha tienen incorporados dos cuernos rojos.

“Llevamos guantes, yo tengo una forca que es para llevar el petardo y estar protegido. Los campesinos catalanes usan tradicionalmente la forca para trabajar la tierra, nosotros la usamos para alzar el fuego del infierno y para que todo el mundo nos pueda ver”.

El público checo quedó maravillado con la actuación, según confirman Jana y Eva. “Es la primera vez que he visto una cosa parecida. Al principio, sí que tenía miedo, pero luego me di cuenta de que era una diversión inocente y me gustó mucho”.