Ministro Zaorálek a favor de que Chequia se sume a las sanciones contra Rusia

Lubomír Zaorálek, foto: ČTK

El ministro de Relaciones Exteriores checo, Lubomír Zaorálek, aseguró que Chequia debe sumarse al plan de la UE e incrementar las sanciones contra Rusia. Las palabras del canciller difieren con las declaraciones del primer ministro Bohuslav Sobotka que pidió tiempo para analizar las consecuencias de las nuevas medidas contra Moscú.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
Mientras que el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, dijo el domingo que no pensaba firmar un cheque en blanco para la Unión Europea, el canciller Lubomír Zaorálek aseguró este lunes que Chequia debe sumarse al plan comunitario de sanciones contra Rusia.

“Estoy convencido de que la República Checa se esforzará por sumarse al plan de la Unión Europea. Se trata de una necesidad, ya que nosotros también tenemos que reaccionar a los pasos de Rusia”.

A diferencia de la mayoría de los políticos de los países comunitarios, el primer ministro Sobotka no aplaudió de inmediato la decisión de Bruselas de aplicar nuevas sanciones contra Moscú.

Lubomír Zaorálek, foto: ČTK
Sobotka se sumó a un pequeño grupo de líderes políticos de Italia, Austria, Eslovaquia y Hungría, que pidieron conocer las nuevas sanciones y sus eventuales consecuencias antes de respaldarlas.

El primer ministro checo subrayó que tiene todo el derecho de pedir tiempo para estudiar algo propuesto por Bruselas, que no se trata de un procedimiento automático de aprobación.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, insistió en que hay que tomar medidas, porque no hacer nada sería aún peor.

La actitud del primer ministro, quien recalcó que quería mantener consultas con sus aliados de coalición antes de dar el visto bueno, fue criticada por el democristiano Partido Popular, el menor socio del oficialismo.

 Angela Merkel, foto: Archivo del Gobierno Checo
Para el viceprimer ministro y líder democristiano, Pavel Belobradský, la situación es tan grave que no hay que perder tiempo y resulta indispensable expresar la máxima solidaridad con Ucrania.

El viceprimer ministro y líder del movimiento ANO, Andrej Babiš, respaldó a Sobotka. Expresó que hasta el momento las sanciones no han surtido mayor efecto y que había que esperar hasta el miércoles, día en el que el Gabinete dará a conocer su decisión final.

Algunos políticos y empresario checos temen que la reacción de Moscú represente un duro golpe para la economía del país, por lo que piden cautela.

Un sector de la oposición, y hasta del oficialismo, insiste en que a pesar de las consecuencias, Europa debe mantenerse firme y respaldar a Ucrania.