Mayores sanciones para las empresas que contraten a extranjeros

Foto: Europäische Kommission

Las empresas que den empleo a extranjeros ilegales serán sancionadas con multas millonarias. Así se escribe en la propuesta de enmienda a la ley de empleo que aprobó en primera lectura la Cámara de diputados.

Foto: Comisión Europea
Dar trabajo a extranjeros sin papeles es rentable. No se trata de nada nuevo. Muchos empresarios checos recurren a estas personas y así se economizan importantes cantidades de dinero en detrimento del Estado. No pagan por ellos ningún tipo de seguro, les dan sueldos bajísimos y los empleados son explotados, no gozan de ningún tipo derecho.

En la directriz vigente se estipulan grandes castigos para los trabajadores clandestinos, pero no tan fuertes para los empleadores, es por ello que los diputados promueven una enmienda a la ley que sancione a las empresas que abusan de este tipo de mano de obra.

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jaromír Drábek, informó que la propuesta de enmienda busca ajustar las leyes checas con las vigentes en los otros países de la Unión Europea.

Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jaromír Drábek
“Queremos armonizar nuestras leyes con las de la Unión Europea para proteger el mercado laboral comunitario. De esta manera podemos coordinar la lucha contra las empresas que dan empleo a personas de terceros países. En la mayoría de los casos se trata de obreros sin permiso de trabajo y sin permiso de residencia”, insistió Drábek.

Los diputados sugieren que las empresas que conscientemente den trabajo a los ilegales sean sancionadas con multas a partir de los 200.000 euros. Se inscribirán en una especie de ‘lista negra’ para que no puedan participar, al menos durante tres años, en licitaciones del Estado y durante el mismo periodo se les negará todo tipo de subvenciones.

Los empresarios tendrán la posibilidad de defenderse, y en caso que demuestren que fueron engañados por los empleados que presentaron documentos falsos las sanciones les serán perdonadas.

Foto: Comisión Europea
La propuesta de enmienda recomienda que las inspecciones a las empresas las realicen funcionarios de las Oficinas de Empleo y la Policía de Aduanas. Los empresarios estarán obligados a presentar documentos que demuestren que los empleados extranjeros se encuentran legalmente en el país, que disponen de permiso de trabajo y de residencia. Dicha documentación debe permanecer en las empresas hasta tres años después de que el trabajador abandone la compañía.

La propuesta de enmienda a la ley de empleo debe ser aprobada por la Comisión de Asuntos Sociales de la Cámara de diputados y pasar todavía a segunda lectura.

De acuerdo con informaciones del Ministerio del Interior en la República Checa viven actualmente más de 400.000 extranjeros con residencia permanente o temporal.