Los jóvenes checos lideran en el consumo de hachís y marihuana

Foto: ČT24

Los jóvenes checos lideran en Europa en el consumo de hachís y marihuana. Así se desprende del informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, publicado hace poco. El documento resume las tendencias más recientes en los Veintiocho, además del país candidato Turquía y de Noruega.

Foto: ČT24
La situación en cuanto al consumo de drogas en la República Checa es alarmante. El tema más grave es el creciente número de niños y adolescentes que llegan a ser drogodependientes. Según el Informe Europeo sobre Drogas 2016, durante el año pasado más del 42% de los adolescentes checos entre 15 y 16 años de edad experimentaron con el cannabis. Además, durante el año pasado más del 20% de los checos de entre 15 y 34 años consumieron hachís o marihuana al menos una vez.

Junto con la marihuana y el hachís, en la República Checa y en toda Europa aumenta nuevamente la popularidad del éxtasis y del pervitín, que en su mayoría proviene de Chequia. El pervitín prolifera en especial en las discotecas y otros lugares de la vida nocturna de la capital checa, según sostiene Victor Mravčík, jefe del Centro Nacional de Seguimiento de la Drogadicción.

Viktor Mravčík, foto: ČT24
”La popularidad y proliferación del pervitín comenzó en la República Checa hace unos 10 o 15 años. Se registra mayormente en los centros nocturnos de diversión. Es una droga típica aquí, que además es fabricada en este país. Y justamente el pervitín compite en el mercado de drogas local con el éxtasis”.

Los especialistas registraron también la aparición de nuevas sustancias sintéticas psicotrópicas, que llegan al mercado ilegal checo de estupefacientes por correo desde La India o China, y son encargadas por Internet y las redes sociales, según dijo a la Televisión Checa Jindřich Vobořil, Coordinador Nacional Antidrogas.

JIndřich Vobořil, foto: archivo de la Oficina del Gobierno Checo
“Estas sustancias son nuevas, por lo que no fueron incluidas todavía en la lista de estupefacientes cuya venta es prohibida, o sea que son legales. Además, en el documento para la aduana se declara por ejemplo, que se trata de sustancias que se agregan en los detergentes”.

En la lista checa de estupefacientes ilegales hay actualmente unas 300 partidas y, en vista de la aparición constante de nuevas drogas, su número sigue ampliándose constantemente. Según Luisa Montanari, del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, en 2015 aparecieron en Europa 98 nuevas sustancias psicotrópicas.

Pero como afirma Petr Popov, médico jefe de la Clínica para el Tratamiento de las Adicciones del Hospital Facultativo de Praga estas sustancias pueden ser mucho más peligrosas para la salud de sus consumidores que las drogas naturales.

Foto: Kristýna Maková
”Los efectos de estas sustancias pueden asemejarse a los de la marihuana u otras drogas naturales. Pero en su mayoría provocan problemas psíquicos graves, y sus consumidores suelen terminar en las clínicas psiquiátricas. Lo cierto es que las drogas naturales no siempre provocan problemas psicosomáticos como las sustancias sintéticas que persiguen reemplazar el cannabis”.

En la República Checa aumenta sin embargo el número de personas drogodependientes y, en especial, de entre los niños y los adolescentes. Se incrementa igualmente el número de muertes por sobredosis, aunque en el contexto europeo la situación en este país no es tan grave. Mientras que el promedio de muertos por sobredosis en la Unión Europea es de 18,3 personas por cada millón de habitantes, en Chequia esta cifra es de 5,2. En los países de la Unión Europea mueren cada año 6.400 personas por sobredosis. En Chequia son 37 personas.