Los Derechos Humanos, uno de los criterios fundamentales de la nueva política exterior checa

Foto: Štěpánka Budková

Los Derechos Humanos pasan a ser uno de los criterios fundamentales de la política exterior de la República Checa. Así lo supone el proyecto del nuevo concepto de política exterior que ha sido elaborado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Praga y presentado a los partidos del Gobierno.

Lubomír Zaorálek, foto: ČTK
A diferencia del pasado cuando la política exterior checa impulsaba sobre todo el respaldo a los intereses económicos del país, su nuevo concepto, presentado a debate a los partidos de la coalición gubernamental, pone énfasis también en los Derechos Humanos. En ello se basa en el legado del proceso democratizador iniciado durante la llamada Primavera de Praga en los años 60, y de la declaración Carta 77 en la que un grupo de intelectuales declaró la lucha por los Derechos Humanos en la entonces Checoslovaquia comunista.

Los Derechos Humanos son concebidos en el documento en forma global, implicando asimismo los derechos sociales, medioambientales y otros, según la situación y la cultura de tal o cual país o continente. Según destacó el ministro de Relaciones Exteriores, Lubomír Zaorálek, este tema resulta sumamente actual por ejemplo, en las relaciones con China.

”Es evidente que, en lo que respecta al tema de los Derechos Humanos, China no está dispuesta a cambiar su postura y que, por el contrario, evidenciamos la ampliación de las restricciones”.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
La República Checa está decidida a demandar de los representantes oficiales chinos que se respeten los derechos fundamentales en ese país y no piensa desistir a esta línea política, al tiempo que está interesada en seguir desarrollando contactos con el gigante asiático, indicó el primer ministro, Bohuslav Sobotka.

”Es importante que continuemos en el desarrollo de contactos intensivos con China. El año pasado nuestros empresarios firmaron contratos con compañías chinas para obras de inversión y suministro de mercancías a ese país por millones de euros. Este año tengo previsto visitar personalmente China y la visita se planifica para la segunda mitad del año”.

Amplia atención se dedica en el concepto a las relaciones con Rusia. En el documento se sostiene que se trata de un importante socio económico de Chequia, al tiempo que se advierte del peligro que representa para la estabilidad y la seguridad europea la actual política de ese país. El ministro de Relaciones Exteriores, Lubomír Zaorálek, señaló que no obstante, tomando en consideración las perspectivas en el sector industrial, Chequia no debería desistir a la cooperación económica con Rusia.

Esta orientación es respaldada por el presidente de la República, Miloš Zeman, quien por medio de su portavoz, Jiří Ovčáček, planteó la necesidad de mantener a un buen nivel las relaciones entre Praga y Moscú.

Miloš Zeman, foto: ČT24
”Para el señor presidente es importante que el nuevo concepto contiene también párrafos dedicados a la cooperación económica con Rusia. O sea, que no se prevé la suspensión total de los contactos con ese país”.

El documento se refiere asimismo a las relaciones con Estados Unidos y califica a ese país como garante principal de la seguridad en Europa. Igualmente se destaca la importancia de la ampliación de la alianza estratégica con Israel.

Se cuenta que el nuevo concepto de política exterior checa estará en vigor durante los próximos cinco años como mínimo.