Los contactos medievales entre Bohemia y la península ibérica más y menos conocidos

Santa Eurosia, la pintura de la Catedral de Tarragona

A pesar de la distancia, los contactos culturales entre Bohemia y la península ibérica se producían incluso en la Edad Media. El historiador y arqueólogo Jaroslav Jiřík presenta algunas de las más curiosas relaciones.

Jaroslav Jiřík | Foto: Dominika Bernáthová,  Radio Prague International

El culto de Santa Orosia es conocido en la península ibérica hasta la actualidad, sin embargo, no todo el mundo sabe que la mártir era una princesa bohemia, como lo menciona el breviario de la Archidiócesis de Tarragona, apunta el arqueólogo e historiador Jaroslav Jiřík.

“De acuerdo con la leyenda, Orosia era hija, o tal vez hijastra, del príncipe checo Bořivoj y su esposa Ludmila. En el siglo IX, Orosia se comprometió con Fortunio García, un príncipe navarro. Pero cuando viajaba con el cortejo nupcial a través de los Pirineos fue asesinada por los sarracenos y fue proclamada santa”.

Martirio de Santa Eurosia | Foto: anónimo,  public domain

La veneración de Santa Orosia, cuyo culto se festeja en España el 25 de junio, se inició dos siglos después de su muerte, cuando un pastor soñó con la ubicación de los restos de la princesa, que se encontraban supuestamente cerca de la localidad de Yebra de Basa, en la provincia de Huesca.

Santa Orosia es la patrona de la ciudad española de Jaca y, al mismo tiempo, es la protectora contra el mal tiempo, la maldición y la obsesión. Sus atributos son la corona, el cetro real y la palma de martirio. A pesar de sus raíces, en Chequia su culto permanece más bien desconocido.

La España católica vs. los husitas

El movimiento reformador y revolucionario husita, surgido en el siglo XV con el fin de proteger la enseñanza del reformador eclesiástico checo Jan Hus, precursor de la Reforma protestante, fue criticado frontalmente por el cardenal y obispo español Juan de Torquemada, explica Jaroslav Jiřík.

Juan de Torquemada | Foto: Wikimedia Commons,  public domain

“Fue la primera declaración clara de la postura de la España católica contra la reforma checa, lo que más tarde se iba a repetir a lo largo de la historia”.

Una relación más profunda entre ambas regiones se estableció en el siglo XV, tras la llegada de una misión diplomática checa enviada a la península ibérica por el rey Jorge de Podiebrad, conocido también por ser el único rey husita, e incluso, por ser considerado uno de los precursores de la Unión Europea.

Jorge de Podiebrad | Foto: Mikoláš Aleš,  Wikimedia Commons,  CC0 1.0,  ©

Su proyecto paneuropeo consistió en unir los países del viejo continente con el pretexto de hacer frente a la amenaza turca. Jorge de Podiebrad trató de lograr este objetivo con unas misiones de paz que recorrían los países europeos estratégicos. El transcurso del viaje de la misión checa a la península ibérica quedó captado en el libro de viajes escrito por uno de los miembros de la comitiva, Venceslao Šašek de Bířkov, explica Jaroslav Jiřík.

“El objetivo de esta misión fue establecer las relaciones diplomáticas con esta región entre los años 1465 y 1467. Al mismo tiempo, estos viajes se emprendieron con el fin de luchar contra el peligro turco. Del libro de viajes de Šašek sabemos que la misión visitó las ciudades de Córdoba y Santiago de Compostela”.

Una bahía checa en el Atlántico

Con las navegaciones y descubrimientos ultramarinos se inició en el siglo XV un nuevo capítulo histórico para el viejo continente. El cartógrafo alemán Martín Behaim, hijo de una familia judía originaria de Bohemia, participó en varias de las navegaciones patrocinadas por los portugueses y es conocido como el autor del globo terráqueo más antiguo que captaba las tierras exploradas antes del descubrimiento de América por Cristóbal Colón. Gracias a este personaje, un lugar lejano en el Atlántico lleva una huella checa, explica Jiřík.

Martin Behaim | Foto: Vitold Muratov,  Wikimedia Commons,  CC BY-SA 3.0

“Durante la última navegación con Diego Cão surgió una tormenta extrema que llevó a la nave a un lugar lejano en el Atlántico. Se especula con que pudo haber llegado hasta las costas de Brasil un poco antes de la llegada de Cristóbal Colón. Es interesante que en el globo de Behaim, en una isla lejos en el Atlántico, aparezca un lugar llamado Fretus Bohemicus, es decir, una bahía checa”.

Con la llegada de la Edad Moderna, las relaciones entre Bohemia y la Península Ibérica empezaron a fortalecerse significativamente y sobre su transcurso hablaremos con el historiador Jiřík próximamente.