Los comercios vietnamitas ganan cada vez más terreno a los checos

Foto: Vendula Kosíková, Archivo de ČRo

En la región checa de Vysočina es cada vez más difícil encontrar una tienda de ropa o alimentación con propietarios checos. Los vietnamitas copan cada vez más el mercado, en parte a sus precios más bajos pero sobre todo porque son capaces de pagar alquileres más altos.

Foto: Vendula Kosíková, Archivo de ČRo
Comprar unos zapatos de calidad media o alta es cada vez más difícil en la región checa de Vysočina, y probablemente también en otras zonas del país. Los comercios checos se han ido viendo sustituidos poco a poco por tiendas gestionadas por inmigrantes vietnamitas, que apuestan fundamentalmente por los precios bajos y los productos de fabricación asiática.

Y no es que en la zona no haya demanda de artículos de mayor calidad. Muchos vecinos de Jihlava, la capital regional, se ven obligados a desplazamientos más largos en busca de productos con otras características y lógicamente encuentran molesta esta reducción de la oferta. Es el caso por ejemplo de Jana, una vecina de la localidad de Třešť.

“Aquí la ropa y los zapatos que hay son vietnamitas, la tienda de comestibles también es de un vietnamita. Y no solo aquí, en los pueblos también está pasando lo mismo. No se puede abrir una tienda normal, y no sé por qué, los propietarios de los locales no lo desean”, se quejó.

La proliferación de este tipo de comercios se explica, más que por la gran demanda de artículos baratos, por la competitividad de los vietnamitas, como explica el agente inmobiliario Jiří Novotný.

Foto: Vendula Kosíková, Archivo de ČRo
“La verdad es que los comerciantes vietnamitas son capaces de pagar por el alquiler de un local algo más que un vendedor checo. Son capaces de dedicar más tiempo al negocio, y son muy humildes, lo que significa que no gastan mucho y tienen la capacidad y la disposición de pagar este dinero”, reconoció.

De hecho los vietnamitas afincados en Chequia hacen honor a su fama de trabajadores. Sus tiendas tienen un horario de apertura más amplio, se apoyan entre sí para obtener mejores precios de los mayoristas y las familias comprenden el negocio como una dedicación común en la que todos participan y a la que dedican todas las horas que haga falta. Esto, junto con su mencionada austeridad, hace que a final de mes sean capaces de pagar puntualmente alquileres más altos.

Foto: Jiří Němec
Los vietnamitas son la tercera minoría más numerosa de la República Checa, con 57.000 miembros en 2012, sin contar los que ya tienen nacionalidad checa, que no se reflejan en las estadísticas. La actividad económica más habitual de esta comunidad es el pequeño comercio. Según el portal Aktuálně.cz existen en el país entre 19.000 y 20.000 tiendas gestionadas por esta minoría.

Los primeros vietnamitas llegaron a Checoslovaquia en los años 60 como parte de un acuerdo de colaboración entre los dos países y ya a mediados de los años 80 había en el país unos 10.000 ciudadanos vietnamitas. La cifra se disparó a partir de los 90, con la llegada de nuevos inmigrantes y el surgimiento de la segunda generación.