Los checos se pueden vacunar por cuarta vez contra el COVID-19 desde este lunes

La República Checa ha empezado a aplicar a partir de este lunes la segunda dosis de refuerzo contra el coronavirus, según han confirmado fuentes del Ministerio de Salud.

La cuarta vacuna contra el COVID-19, o segunda de refuerzo, estará a disposición en los consultorios de los médicos de cabecera sin necesidad de que los pacientes se registren con antelación.

Vlastimil Válek | Foto: Oficina del Gobierno Checo

El ministro de Salud, Vlastimil Válek, dijo a la Radio Checa que la vacuna la recibirán todas las personas mayores de 18 años que así lo deseen, siempre y cuando hayan pasado, como mínimo, cuatro meses desde la última dosis. El ministro recomendó a los grupos de riesgo de la sociedad que acudan a los consultorios de los médicos de cabecera por la segunda dosis de refuerzo.

“Encarecidamente recomendamos que los ciudadanos a partir de los 60 años aprovechen la segunda dosis de refuerzo. También es muy importante para pacientes con problemas inmunológicos, diabetes y trasplantes”.

Josef Pavlovic | Foto: ČT24

En la República Checa se seguirán aplicando vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna. El viceministro de Salud, Josef Pavlovic, dijo a la Radio Checa que en este momento los médicos, hospitales y centros de vacunación tienen a disposición más de seis millones de dosis de la vacuna. Se ha puesto en marcha una campaña para motivar a la población y a los ucranianos refugiados en Chequia.

“Se trata de una campaña informativa, queremos recordar que las vacunas salvan vidas. También indicaremos donde estarán los centros de vacunación y qué tipo de vacunas tenemos. La campaña será para toda la población y contaremos con una versión en ucraniano”.

Foto ilustrativa: Torsten Simon,  Pixabay,  Pixabay License

El ministro Válek insistió en que desea que se vacune el mayor número posible de personas. Al igual que en el pasado se trata de una simple recomendación, una medida voluntaria. El jefe de la cartera de Salud está convencido de que los ciudadanos son responsables y comprenden que la vacuna ayudará a llevar mejor el otoño, cuando el mundo se prepara para un eventual aumento de los contagios de coronavirus.

Ladislav Dušek, director del Instituto de Información y Estadísticas de Salud, considera que el aumento de contagios de COVID-19 responde a la subvariante ómicron BA.5, pero todo indica que en Chequia perderá fuerza en el lapso de unos diez días.

Ladislav Dušek | Foto:  ČT24

No obstante, Dušek y otros expertos checos coinciden en que el punto crítico está por llegar y recomiendan que las personas de los grupos de riesgo se vacunen lo antes posible.

El viernes los laboratorios confirmaron un total de 2300 nuevos casos positivos, pero el número de pacientes hospitalizados se sitúa en un poco más de 450, con unos 14 en estado grave.

El viceministro de RR.EE., Martin Smolek, indicó que las autoridades sanitarias checas han tomado medidas similares a las de la mayoría de países europeos. Por el momento nadie ha respaldado restricciones como las aplicadas hace dos años, pero recomienda a los viajeros checos que se informen, porque cada país puede exigir algo diferente.

Foto ilustrativa: John Perivolaris,  Flickr,  CC BY-NC-ND 2.0

“Es bueno que los viajeros se informen sobre las medidas que aplican países como Austria y Alemania. Algunos piden mascarillas en los medios de transporte públicos. En Viena se exige la mascarilla en las farmacias y en los consultorios médicos, mientras que en el resto del país solo cuando se visitan instalaciones médicas”.

Las personas que visitan la República Checa no necesitan, al menos por ahora, ningún tipo de certificado COVID, a diferencia de algunos países como Francia, Malta, Chipre y Luxemburgo, que exigen el llamado pasaporte COVID. La mascarilla no es obligatoria, y en el transporte público checo solo se recomienda.

palabra clave:
audio