Los autores del atentado contra Reinhard Heydrich se resistieron a los nazis hasta su muerte