Líderes europeos acuerdan en Berlín plan anticrisis

Mirek Topolánek, Gordon Brown, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy (Foto: CTK)

Los máximos representantes de los principales países europeos se dieron cita en Berlín para coordinar posturas de cara a la próxima reunión del G-20 a celebrarse en Londres. A la cita asistió también el primer ministro checo, Mirek Topolánek, en nombre de la presidencia europea.

Mirek Topolánek, Miroslav Kalousek (Foto: CTK)
Los líderes europeos redactaron un documento de siete puntos con propuestas para hacer frente a la crisis económica mundial que contemplan medidas estrictas de control de los mercados financieros y otorga protagonismo al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según indicara el primer ministro checo, Mirek Topolánek, la reunión fue clave para la participación en el encuentro del G-20 el próximo 2 de abril.

“Nuestro objetivo fue identificar los principales problemas, así como identificar nuestros puntos de coincidencia, y ante todo coordinar nuestra postura para la próxima reunión del G-20 en Londres”, subrayó Topolanek.

En el comunicado final se indicó que la convicción europea de que „todos los mercados financiaros, productos y participantes tienen que estar sujetos a la apropiada supervisión o regulación, sin excepciones e indiferentemente del país de domicilio”. Por su parte, el ministro de Finanzas checo, Miroslav Kalousek, alertó ante el peligro que representa el proteccionismo económico.

Mirek Topolánek, Gordon Brown, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy (Foto: CTK)
„Toda Europa y todo el mundo sabe que la única posibilidad de prosperar depende del libre mercado y de las exportaciones. Las barreras proteccionistas representan una amenaza mayor que la crisis”, acotó el ministro de Finanzas.

Los países europeos exigen que todos los productos financieros de riesgo y las agencias de calificación de riesgos sean sometidas a una entidad reguladora que controle estrictamente su funcionamiento.

En el texto final también se llama a acciones definitivas contra los paraísos fiscales y a las jurisdicciones laxas, y propone herramientas de sanciones que tienen que ser creadas lo antes posible.

En la reunión de Berlín participaron los jefes de gobierno y los ministros de Finanzas de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, España, la República Checa, Holanda y Luxemburgo.