El ingreso de Chequia en la eurozona se puede postergar por el Brexit

Foto: ČTK

Las consecuencias económicas del Brexit siguen siendo un enigma indescifrable para los expertos. En lo único en que coinciden es que Alemania, Francia y la eurozona saldrán fortalecidas, por lo que algunos especialistas checos recomiendan vincularse más a esos dos países.

Foto: ČTK
A partir de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Alemania y Francia se enfrentan a nuevos desafíos que les obligan a aunar esfuerzos de cara a la nueva Europa que se nos viene encima.

La importancia de estos dos países dentro de las instituciones europeas y desde la perspectiva mundial aumenta de una manera súbita, como resultado de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El enigma indescifrable de las consecuencias económicas mantiene en vilo a los expertos de todo el Viejo Continente. En la República Checa surgen voces que recomiendan una mayor relación entre Praga, Berlín y París, como es el caso del antiguo ministro de RR.EE. Cyril Svoboda.

Cyril Svoboda, foto: Filip Jandourek, ČRo
“Considero que la reacción adecuada al Brexit es entrar en la eurozona. Hay que fortalecer a la Unión Europea, porque creo que volverá a sus raíces, a los seis países fundadores: Benelux, Italia, Francia y Alemania”.

Las palabras del antiguo político encontraron respaldo en otros sectores de la sociedad. El vicepresidente de la Unión de Industria y Transporte, Radek Špicar, está a favor de que Chequia se una a la eurozona.

Radek Špicar, foto: ČT24
“Es muy probable que la eurozona se fortalezca después del Brexit. El motor europeo, integrado por Alemania y Francia, se activará aún más y se debatirá sobre la nueva integración europea. Por eso creo que Chequia debe sumarse al núcleo fuerte y a la eurozona”.

Los países fundadores del proyecto de la Europa comunitaria comparten la idea de que la construcción europea debe continuar con iniciativas nuevas y pasos concretos para el bienestar colectivo.

A diferencia del antiguo canciller checo y del vicepresidente de la unión industrial, el analista de la agencia Cyrrus, Tomáš Menčík, considera que el Brexit aleja a los checos de la eurozona.

Jan Mládek, foto: archivo del Ministerio de Industria y Comercio
“El euro no es el tema del momento. Creo que el debate se ha postergado. Ahora hay que esperar qué pasará con el futuro de la Unión Europea”.

Para el ministro de Industria y Comercio, Jan Mládek, los debates sobre el euro pueden retomarse a partir del momento en que se defina de qué manera seguirá funcionando Europa después del Brexit.

Uno de los compromisos de la República Checa al ingresar en la Unión Europea fue su integración a la eurozona. Y esa sigue siendo la asignatura pendiente de los checos, indiferentemente del Brexit.