La selección checa se enfrenta a Dinamarca convencida de su victoria

Chequia se enfrenta este sábado a Dinamarca llena de confianza en llegar a las semifinales de una de las Eurocopas más emocionantes que se recuerdan. La selección danesa será un equipo muy distinto al de Países Bajos, con un fútbol mucho más parecido al de la propia República Checa.

La selección checa ya se encuentra en Bakú, preparándose para el enfrentamiento de este sábado a las 18h contra Dinamarca por un puesto en semifinales. El desplazamiento más largo de todo el campeonato, de unos 3000 kilómetros, transcurrió sin complicaciones y Chequia se despidió de su concentración en Strahov, en Praga. Si se accede a semifinales, todo el equipo se trasladaría directamente al Reino Unido.

Foto: Darko Bandic,  ČTK / AP Photo

En los últimos entrenamientos en Praga, el equipo nacional ha estado practicando jugadas de estrategia, contó el defensa Jakub Jankto a la Televisión Checa.

“Necesitamos entrenar aún las jugadas a balón parado porque hay cosas que podemos mejorar, aunque paradójicamente ya hemos metido dos o tres goles de esta forma, pero sigue habiendo fallos, así que es momento de dedicarse a ello”.

Todo se puede mejorar, pero la moral del equipo está bien alta. El lateral Vladimír Coufal ofreció una entrevista para el portal Euro2020.com en la que habló de las buenas sensaciones del equipo. Aseguró que antes de jugar con Países Bajos en Budapest, le dijo a Masopust que la Eurocopa aún no se iba a terminar para ellos y que sigue con ese presentimiento, especialmente después de la buena actuación del equipo en la victoria en octavos.

Coufal destacó también que el equipo no está satisfecho aún con lo logrado hasta ahora, sino al contrario, los logros les dan cada vez más hambre de triunfo.

Vladimír Coufal | Foto: Michal Kamaryt,  ČTK

Con respecto al rival, defendió el jugador del West Ham que Dinamarca es un equipo completamente distinto a Países Bajos, pero muy parecido a Chequia: dos equipos sin estrellas mundiales pero con un juego de equipo muy ambicioso. Como un “choque entre dos piedras de molino”, calificó Coufal el encuentro de este sábado.

Uno de los grandes ausentes por lesión de esta selección, Filip Novák, que jugó dos años en la liga danesa, advirtió a la Televisión Checa de los peligros que representa Dinamarca en lanzamientos de falta, pero considera superior al equipo checo. Aventuró incluso que el gol de la victoria lo dará Tomáš Souček, el centrocampista del West Ham que aún no se ha estrenado en este torneo.

El centrocampista Michal Sadílek también ve a la selección checa superior, como contó en rueda de prensa.

“Va a ser seguramente un partido más físico y va a requerir de más energía por nuestra parte. Pero si se trata de calidad con el balón, el partido lo ganamos”.

Por lo demás, todo el mundo mira a Patrik Schick, actual segundo mayor goleador del torneo con cuatro tantos, uno menos que Cristiano Ronaldo y empatado a dianas con el sueco Emil Forsberg y el francés del Real Madrid Karim Benzema, todos ellos ya eliminados de la competición.

Patrik Schick | Foto: Michal Kamaryt,  ČTK

Pero el delantero Michael Krmenčík confía tanto en él como en el resto de jugadores del equipo, dijo a la Televisión Checa.

“La Eurocopa le está saliendo fantásticamente a Patrik, todos confiamos en él. Pero no se trata de un solo jugador. Tomáš Holeš también está haciendo un buen trabajo, metió un gol. Pero nosotros somos un equipo y espíritu de equipo es lo que tiene que haber”.

El último enfrentamiento entre Dinamarca y Chequia se produjo hace 17 años y también en cuartos de final de una Eurocopa. Aquella gran selección checa venció 3-0 con una actuación memorable de Milan Baroš. De repetirse la historia, en semifinales esperaría a los checos el ganador del choque entre Ucrania e Inglaterra.

palabra clave:
audio