La presidencia checa de la UE consigue pactar con Moscú una solución al conflicto del gas

Martin Chalupský (Foto: CTK)

El primer ministro checo, Mirek Topolánek, consiguió la tarde del jueves pactar con su homólogo ruso, Vladimir Putin, una posible solución al conflicto del gas entre Rusia y Ucrania. Se trata del primer éxito de la presidencia checa de la Unión Europea. Rusia ha aceptado el envío este viernes de observadores europeos, entre los que se encuentran representantes de la República Checa.

Vladimir Putin (Foto: CTK)
Todavía hay una esperanza de solución en la guerra del gas que mantienen tenazmente Rusia y Ucrania y que ha dejado a toda Europa central y del este sin suministro de gas natural.

El éxito de Topolánek llegó precisamente cuando acababan de fracasar las negociaciones en Bruselas entre la compañía rusa Gazprom y la ucraniana Naftogaz. Al parecer los ucranianos se negaban en redondo a aceptar representantes rusos entre los observadores europeos encargados de controlar el paso de gas por la frontera.

Aunque la presencia de observadores no garantiza que el conflicto se resuelva, supone un paso adelante, ya que una parte de las desavenencias venían provocadas precisamente porque nadie se ponía de acuerdo en cuánto gas entraba en Ucrania.

La proveedora checa de gas, RWE Transgas, contribuirá a esta misión con sus mejores especialistas, como ha explicado su portavoz, Martin Chalupský.

Martin Chalupský (Foto: CTK)
“Fuimos informados de los planes de la misión dos días antes, y se nos pidió que nombráramos nosotros mismos a nuestros expertos para representar a la República Checa. Así que participaremos en esta misión para garantizar la renovación de suministro de gas de Rusia a Ucrania”, anunció.

En principio el conflicto es meramente económico, entre dos compañías, lo que en teoría debería impedir intervenir a la Unión Europea, que es una entidad política. Sin embargo, como apuntan muchos expertos y como ha declarado el mismo ministro de Industria checo, Martin Říman, el problema va más allá del gas y tiene su origen en la creciente hostilidad entre Moscú y Kiev. Precisamente ha sido el camino político, al negociar directamente con Putin y no con Gazprom, el que ha dado mejores resultados.

Ministro de Industria checo, Martin Říman (Foto: CTK)
Para el directivo de la Unión Checa de Gas, Oldřich Tetržilka, es el momento para que la Unión Europea demuestre fuerza política y actúe con mayor decisión.

“Creo que se debería intervenir con una actuación conjunta de todos los países de la Unión Europea. Porque hasta que llegó esta gran crisis, la Unión ha estado muy dividida en cuestiones energéticas y no actuaba coordinadamente”.

Después de hablar con Putin, Mirek Topolánek, en calidad de presidente del Consejo de Europa, se entrevistó con los primeros ministros de Eslovaquia, Polonia y Hungría para planear una resolución coordinada del conflicto del gas. Las negociaciones continuarán durante el fin de semana.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio