La hospitalización del presidente checo paraliza las negociaciones para la formación del nuevo Gobierno

Miloš Zeman

Pasada la resaca de la celebración de las elecciones, los vencedores han empezado a organizar sus planes para gobernar, mientras que los perdedores contabilizan los daños, en unos comicios que cambiaron el mapa político checo.

Andrej Babiš | Foto: Michal Kamaryt,  ČTK

El primer ministro, Andrej Babiš, derrotado por la coalición SPOLU, había anunciado antes de las elecciones, que en caso de perder dejaría la política y que no iría a la oposición. Pero muy pronto cambió de opinión y este domingo en su canal de Youtube anunció que ocuparía su escaño en la Cámara Baja.

“Yo soy el primer ministro checo, estoy orgulloso de ser checo. Y simplemente no me rendiré, así que tengo para ustedes una mala noticia, me quedaré en la Cámara Baja, y si nos toca ir a la oposición ahí estaré”.

El triunfo de la coalición SPOLU puede ser una señal de que el populismo ha empezado a perder fuerza en Europa Central y del Este. No obstante, los checos deben permanecer alertas, porque el populismo de extrema derecha, ha mantenido su posición sin debilitarse mucho en el país.

Las alianzas derrotan al populismo

Tomio Okamura | Foto: Michal Krumphanzl,  ČTK

La estrategia empleada por las alianzas “anti-Babiš” demostró que esa puede ser la vía para derrotar a los populistas. Además de la alianza SPOLU, también los Piratas y el Partido de Alcaldes e Independientes (PirSTAN) fueron juntos a las elecciones. Las dos alianzas suman 108 de los 200 escaños de la Cámara de Diputados. Y a Babiš le queda como único posible aliado, el radical Partido Libertad y Democracia Directa, del empresario de origen japonés Tomio Okamura.

De acuerdo con el diario The New York Times, la creación de alianzas puede ser una buena vía para las próximas elecciones en Hungría y Polonia. Por su parte, The Wall Street Journal, recordó que Babiš estaba a la cabeza del frente populista de Europa Central. Su pérdida podría ser un estímulo para la coalición de partidos de centro derecha en Hungría, que también intentará derrotar a Orbán con un mensaje anticorrupción.

Socialdemócratas y comunistas fuera de juego

La prensa internacional indica que las nuevas alianzas derrotaron además a dos partidos tradicionales checos. La Socialdemocracia (ČSSD), una de las más antiguas de Europa, y el Partido Comunista (KSČM) que habían ayudado a gobernar a Babiš, quedaron fuera de la Cámara Baja.

Tomáš Lebeda | Foto: archivo personal de Tomáš Lebeda

En esta relación el politólogo Tomáš Lebeda, dijo a la Radio Checa, que los cinco partidos ganadores tendrán que ponerse de acuerdo en un proyecto político conjunto.

“En un sistema parlamentario, los partidos ganadores han de empezar, después de los comicios negociaciones para conformar la mayoría en la Cámara. Esto es indispensable para la posterior aprobación del Gobierno. En Chequia, las cosas se pueden desarrollar de otra manera, ya que el presidente dijo que respaldaba algo diferente”.

De acuerdo con informaciones de iRozhlas, el portal de noticias de la Radio Checa, el presidente Zeman sostuvo hace varios meses que pediría la formación del nuevo Gobierno al partido más votado, pero no a la coalición más votada.

El presidente en cuidados intensivos

El resultado de las elecciones es claro. Las coaliciones obtuvieron más votos que el primer ministro Andrej Babiš, es cierto que a nivel de partidos es el más votado, pero en unión con Okamura sumarían solo 92 escaños.

Miloš Zeman | Foto: Twitter de Jiří Ovčáček

El politólogo Lebeda insistió en que sería conveniente que el presidente de la República ayude en la búsqueda de la mayoría parlamentaria.

“El mandatario, debería participar en la búsqueda de consenso entre las formaciones para determinar la mayoría en la Cámara. Después, el presidente nombraría primer ministro al representante de la mayoría establecida”.

El inicio de las conversaciones con los líderes de los partidos que entraron  en la Cámara estaba planeado para este miércoles, no obstante, el presidente Miloš Zeman fue hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos el domingo, poco después de reunirse con el primer ministro Andrej Babiš.

Miloš Zeman | Foto: Eva Šelepová,  Český rozhlas

Un parte médico dado a conocer por el Hospital Militar Central, indica que el presidente se encuentra estabilizado pero, por el momento, no se sabe cuánto tiempo permanecerá internado. La incertidumbre domina a la opinión pública checa, porque a pesar de conocer los resultados electorales se desconoce cuándo se estrenará el nuevo Gobierno.

palabra clave:
audio

Relacionado