La crisis migratoria, tema central del encuentro Merkel, Sobotka y Fico

Robert Fico, Angela Merkel, Bohuslav Sobotka, foto: ČTK

La crisis migratoria ha sido el tema central del encuentro que han mantenido este lunes en Berlín la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka y el jefe del Gobierno eslovaco, Robert Fico. Durante el debate se habló además sobre la distribución de las finanzas comunitarias, y la decisión de Alemania de introducir peaje en sus autopistas para los extranjeros.

Robert Fico, Angela Merkel, Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
La canciller alemana, Angela Merkel, se reunió en Berlín con sus homólogos checo y eslovaco, Bohuslav Sobotka y Robert Fico, respectivamente, en ocasión del 25 aniversario de la firma del Acuerdo de Buena Vecindad entre Alemania y la entonces Checoslovaquia. Las deliberaciones, sin embargo, versaron esta vez sobre temas de actualidad, centrándose en la crisis migratoria.

Angela Merkel exhortó a la solidaridad en Europa en lo que respecta a los inmigrantes. A la vez señaló que en el futuro ya no se cuenta con la imposición de cuotas para su acogida, en vista de los problemas con la aplicación de este sistema.

”Formalmente hemos cumplido todo lo acordado. Ahora hemos hablado de que en el tema de la migración el nivel de sensibilidad con el que los distintos países comunitarios reaccionan a esta cuestión es bastante alto. Pero creo que en Europa debe haber solidaridad”.

Por su parte, el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, recalcó que cada país debería ayudar según sus posibilidades y añadió que en el caso de la República Checa, esta puede ofrecer una mayor participación por ejemplo, en la protección de las fronteras externas de la Unión Europea, o brindar ayuda en los países de origen de los migrantes.

Bohuslav Sobotka, Angela Merkel, Robert Fico, foto: ČTK
”En el marco del diálogo estratégico checo-alemán, estamos preparando una ayuda común en un campo para refugiados en Jordania. Considero que en el futuro podríamos seguir participando conjuntamente en proyectos semejantes”.

También el primer ministro eslovaco, Robert Fico, indicó la necesidad de llegar a un acuerdo dentro de la Unión Europea en lo que respecta a los migrantes. Recordó que éstos se dirigen a Europa en grandes cantidades desde el norte de África a través de Italia y que, en caso de que los Veintisiete no llegaran a un consenso, el problema de la migración podría crear entre ellos enormes barreras.

Durante las negociaciones de Bohuslav Sobotka en Berlín, el primer ministro checo reiteró la categórica negativa de su país a la eventual distribución de los fondos europeos de acuerdo al nivel de solidaridad de los países comunitarios con los migrantes.

Además de los migrantes, en la capital alemana se habló de la decisión de Berlín de introducir en las autopistas de Alemania un peaje para los automóviles con matrícula extranjera. Sobotka destacó su absoluto desacuerdo con la aplicación del nuevo sistema que calificó de discriminatorio, por excluir del peaje a los conductores alemanes.

El Ministerio de Transporte de Chequia fue encargado de elaborar un estudio del impacto que significaría la medida para los conductores de este país, y Praga evaluará posteriormente si se unirá o no a la demanda que en esta cuestión planifica presentar Austria contra Alemania.