Insectos - robots construídos según fórmula matemática de un físico checo

r_2100x1400_radio_praha.png

Hoy en día es un insecto molesto, mañana podrá ser un insecto-robot en misión de espionaje... Insectos - robots serán construídos según una fórmula matemática, descubierta por un físico checo de hace cien años - Cenek Strouhal.

Los investigadores del Pentágono están interesados en la construcción de un robot - miniatura del tamaño de un insecto, capaz de espiar al adversario sin ser notado.

Los minirobots volantes en forma de insectos deben cumplir con la fórmula matemática descubierta hace más de cien años por el físico checo, Cenek Strouhal. Es el llamado "algoritmo Strouhal" que describe el movimiento del ala de un ave, de la aleta de un pez o de los élitros de un insecto. En los seres que vuelan o nadan, el algoritmo Strouhal se sitúa entre el 0,2 y el 0,4.

El algoritmo Strouhal se obtiene por unos cálculos un poco complicados para los legos: es igual al número de los aletazos por segundo multiplicado por su amplitud y dividido por la velocidad del ave, del pez o del insecto.

Científicos de la universidad de Oxford reunieron datos sobre el movimiento de las alas y la velocidad de 42 especies de insectos, murciélagos y aves. Todos estos animales cumplieron con el algoritmo Strouhal al caber en el intervalo entre el 0,2 y el 0,4. Los científicos británicos señalaron que es admirable que el algoritmo Strouhal describa tanto el movimiento de una falena como el de una ballena.

Una vez reconocida la validez general del algoritmo Strouhal, a raíz del conocimiento de la anatomía de los animales extintos será posible calcular su velocidad aproximada. Los científicos opinan que en caso de que en otros mundos vivan organismos que vuelan y nadan, también para ellos es válido el algoritmo Strouhal.

El conocimiento de que cada ser o cada ingenio que mueve las alas debe cumplir con el algoritmo Strouhal es muy importante para los investigadores militares involucrados en la construcción de robots miniatura en forma de insectos, capaces de burlar la vigilancia del adversario.

El físico Cenek Strouhal nació en 1850 en la localidad de Sec, en Bohemia Oriental, en la familia de labradores. En 1869 se matriculó en la universidad de Praga donde le influyeron más las conferencias impartidas por el físico austríaco Ernesto Mach. Éste aconsejó a Cenek Strouhal proseguir los estudios en la universidad de Würzburg.

Y precisamente en esa universidad alemana el joven físico checo realizó los experimentos que le permitieron formular el algoritmo Strouhal que hoy en día es la base de novedosas investigaciones encaminadas a la construcción de diminutos robots volantes.

Strouhal regresó en 1882 a Praga donde le fue ofrecido el puesto de catedrático de Física Experimental en la universidad checa, surgida tras la división de la universidad de Praga en la parte checa y la alemana. Cenek Strouhal tuvo que sacrificar muchas de sus ambiciones científicas ya que se vio abocado a apremiantes tareas organizativas y docentes, incluída la fundación de un moderno Instituto de Física.

Cenek Strouhal sentó las bases de la física experimental checa. El Instituto de Física se convirtió en una cantera de jóvenes científicos de la que salió, entre otros, el físico y electrotécnico Jaroslav Safránek, pionero checo de la televisión.