Grupo de Visegrado reafirma procedimiento común en la UE

László Sólyom, Ivan Gasparovic, Václav Klaus y Lech Kaczynski, foto: CTK

La República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría, se empeñarán conjuntamente porque la UE amplíe la zona Schengen en el plazo acordado y acepte el libre movimiento de la mano de obra entre los países comunitarios. Así lo acordaron los presidentes de los países del Grupo de Visegrado, durante su encuentro en el pueblo checo de Lány.

László Sólyom, Ivan Gasparovic, Václav Klaus y Lech Kaczynski, foto: CTK
Václav Klaus, Ivan Gasparovic, Lech Kaczynski y László Sólyom se reunieron el pasado viernes y sábado en el palacio veraniego de los presidentes checos en la localidad de Lány, a unos sesenta kilómetros al oeste de Praga.

El primer mandatario eslovaco, Ivan Gasparovic, reafirmó la coincidencia de opiniones de los países del Grupo de Visegrado, integrado por la República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría, frente a la mayoría de cuestiones del Continente europeo.

"Hemos debatido temas bilaterales y cuestiones de la Europa comunitaria y tenemos posturas similares frente a la mayoría de ellos. Insistimos en la importancia de que en el marco de la Unión Europea sean respetados los derechos de todos sus países miembros. Por otro lado, diferimos en la opinión sobre el futuro ordenamiento de Europa".

El presidente checo, Václav Klaus, recordó que a los países del Grupo de Visegrado les une su ubicación geográfica, un pasado comunista, así como su reciente ingreso en la Unión Europea y que, por tanto, tienen posturas parecidas en cuanto a la mayoría de cuestiones político-económicas de la Europa contemporánea.

László Sólyom, Ivan Gasparovic, Václav Klaus y Lech Kaczynski, foto: CTK
"Los cuatro presidentes insistimos en el cumplimiento por parte de la Unión Europea del plazo acordado para la ampliación de la zona Schengen, que es el mes de enero del año 2007. Consideraríamos una discriminación si no se cumpliera. Nos empeñaremos en conjunto asimismo por el libre movimiento de la mano de obra en la Unión Europea".

Otro de los temas debatidos por los presidentes fue la introducción del euro. En este aspecto se dijo que, después de una euforia inicial, los países del Grupo de Visegrado asumen este tema con realismo, conscientes de que la introducción de la moneda comunitaria no se resuelve de la noche a la mañana y requiere el cumplimiento previo de muchos factores económicos.

La atención de los presidentes se centró asimismo en las relaciones de sus países con EE.UU. Los primeros mandatarios acordaron que intentarán conjuntamente convencer a Washington a que anule la obligatoriedad de visados en los viajes a EE.UU. para los ciudadanos de los países del Grupo de Visegrado.