Gobierno checo apoya la producción de energía "verde"

r_2100x1400_radio_praha.png

La producción de energía "verde" en la República Checa va en aumento. Los empresarios checos se muestran interesados por el aprovechamiento de fuentes renovables. Tal interés presiona al gobierno a incrementar las dotaciones para tales proyectos.

Martin Ríman (Foto: CTK)
"Un negocio seguro". Así llama el ministro de Industria y comercio, Martin Ríman, a la producción de energía "verde". Y no le sorprende nada el gran interés que los empresarios checos muestran por el programa Eko-energie, dedicado a la inversión en recursos energéticos renovables.

"La ley garantiza a los productores tanto las dotaciones para la realización de sus proyectos, como la posterior compra de la energía a un precio mejor que el del mercado", explica el ministro.

No obstante, para Jan Motlík, de la Asociación de aprovechamiento de fuentes renovables, el negocio no es tan como podría creerse.

"No se trata de un negocio tan fantástico, si tomamos en cuenta los precios por los que se vende la energía. Por ejemplo, en las plantas hidroeléctricas, el plazo de recuperación de la inversión es de unos 30 años".

El ministro Ríman informó el pasado jueves que el gobierno checo incrementará en 72 millones de euros el presupuesto del programa Eko-energie. Eso significa que Eko-energie distribuiría en los próximos seis años entre los productores checos un total de 217 millones de euros, procedentes de fondos de la Unión Europea.

El mismo Ríman, sin embargo, no está convencido de la efectividad del programa, pues considera que la energía producida mediante fuentes renovables es excesivamente cara. "La energía obtenida de los colectores solares resulta hasta diez veces más cara que la normal", dice el ministro. La cantidad de energía obtenida mediante fuentes renovables en la República Checa se duplicó en los últimos cuatro años. Sin embargo, representa tan sólo el cuatro por ciento del mercado energético del país. El gobierno checo se comprometió a aumentar dicha cifra a un ocho por ciento durante los siguientes tres años.