Finist: la nueva esperanza de la industria aeronáutica checa

Foto: ČTK

La agonizante industria aeronáutica checa pronto podría recuperarse. Su nueva esperanza es Finist, un pequeño avión de transporte desarrollado en Rusia. En cuanto se encuentre a un inversor, las empresas checas Let Kunovice y Orbis Avia comenzarán su producción.

El avión Finist, foto: ČTK
El avión Finist fue desarrollado por el ingeniero Vjaceslav Kondratev, de Moscú, pero su producción tendrá lugar en la República Checa. La construcción correrá a cargo de la empresa morava Let Kunovice. Orbis Avia, de Hradec Králové, se ocupará del montaje y la venta.

Excelente rendimiento a temperaturas extremas, durabilidad y confiabilidad comprobadas, capacidad de aterrizaje en pistas no pavimentadas, operación y mantenimiento de bajo coste. Estas características predestinan el uso del Finist en las condiciones más duras, según afirma Jiří Vysoký, de la empresa Orbis Avia.

“El avión destaca por su corto despegue y aterrizaje. Por eso puede ser utilizado, por ejemplo, en los países africanos, donde las pistas de aterrizaje suelen ser cortas y no pavimentadas”, sostiene Vysoký.

El avión Finist, foto: ČTK
Finist es capaz de desarrollar una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora y su alcance es de 1.500 kilómetros. Puede transportar hasta a ocho pasajeros, servir de avión bombero o ser aprovechado en entrenamiento de paracaidistas.

Actualmente se está buscando a un inversor. Una vez que se encuentre, empezará la producción, dice Vysoký.

“El plan de producción cuenta con un ciclo de siete años y con un progresivo aumento del número de aviones fabricados. En el tercer año deberíamos ser capaces de producir unos 40 aviones. A partir del quinto, unos 50 aviones al año”, señala Vysoký.

El avión Finist, foto: ČTK
Orbis Avia registra ya a unos 120 clientes interesados en la compra del avión Finist, la mayoría de ellos, de Sudamérica y África.

Esta compañía checa fue fundada en 1999 con el único objetivo de participar en el desarrollo y producción del avión ruso y lanzarlo al mercado una vez conseguido un inversor extranjero.

Por su parte, Let Kunovice cuenta con una tradición de más de 70 años. Su modelo más vendido, L-410, tiene características muy similares al Finist. Durante su existencia, Let Kunovice, ha fabricado más de mil de estos aviones. El último, terminado en junio de este año, fue comprado por la oficina presidencial de Guinea Ecuatorial.