Éxitos de música clásica: Rey de las marchas, Julius Fučík

La marcha de Attila, foto: public domain

De las marchas militares debe emanar la fe en la victoria. Aunque precisamente los gladiadores solían saludar orgullosamente al césar como luchadores que entran en la arena por adquirir fama y encontraban la muerte. Esta vez dedicaremos nuestra atención a la marcha militar titulada La entrada de los gladiadores.

Julius Fučík, photo: Public Domain

De las marchas militares debe emanar la fe en la victoria. Aunque precisamente los gladiadores solían saludar orgullosamente al césar como luchadores que entran en la arena por adquirir fama y encontraban la muerte. Esta vez dedicaremos nuestra atención a la marcha militar titulada La entrada de los gladiadores.

La marcha de Attila, foto: public domain
Quizá se trata de la marcha más famosa a nivel mundial, pero pocos saben, excepto los expertos en música, que la compuso Julius Ernst Wilhelm Fučík, tío del autor del libro Reportaje al pie de la horca, Julius Fučík.

No sabemos si al escritor le gustaba la marcha de su tío. Pero sí es conocido que le gustaba mucho al emperador alemán Guillermo II. Él se vio tan entusiasmado por esta obra que insistía en que la tocaran las orquestas al darle la bienvenida en todas sus visitas, ya se tratara de un viaje al balneario o de una ceremonia de bautizo de un nuevo crucero de combate.

La forma de esta composición resulta muy peculiar. Es una obra de dos partes, sin repetición. Aunque uno espera el regreso del primer tomo cromático, éste no vuelve. Julius Ernst Wilhelm Fučík fue un renombrado director de una banda militar y un extraordinario músico. Tuvo una educación musical excepcional. Desde sus trece años de edad estudió en el conservatorio de Praga. Su profesor era Antonín Dvořák y sus compañeros de clase Josef Suk y Oskar Nedbal.

Cuando fue reclutado para el servicio miliar bajo el gobierno del emperador Francisco José I de Austria, Fučík cumplió su deber como violinista y fagotista de la banda militar. Luego se quedó en el ejército durante largos años sirviendo como director del 86° batallón de infantería en Budapest.

La Entrada de los Gladiadores, foto: public domain
Antes de la Primera Guerra Mundial abandonó la banda militar y se marchó a Berlín, donde fundó su propia editorial musical y la Orquesta de Artistas de Praga. Con ella tocaba a los berlineses composiciones clásicas checas, incluyendo obras de Smetana y Dvořák. A diario tocaba en salas para diez mil escuchas, lo que hoy día resulta inimaginable. Por desgracia, murió prematuramente con apenas 44 años. Julius Ernst Wilhelm Fučík yace en el Cementerio de Vinohrady, en Praga.

Como compositor, Fučík pensaba siempre, sobre todo, en sus orquestas militares para las que escribía tanto piezas bailables como obras de concierto. Es interesante que en aquella época las bandas militares contaban con instrumentos de cuerda, así que podían actuar como orquestas filarmónicas. Al escuchar algunas composiciones de Fučík, por ejemplo valses interpretados por una orquesta filarmónica, uno nota que estudió en la clase de Dvořák.

Como han podido darse cuenta, un vals típico de Strauss no tenía que componerlo siempre el mismo Strauss. El que acabamos de escuchar lleva por título La llama de amor. Se trata de un vals desconocido compuesto por Julius Ernst Wilhelm Fučík.

Esta muestra corrió a cargo de la Orquesta Filarmónica Checa, un elenco que siempre se ha dedicado bastante a su obra, sobre todo en la época en la que fue dirigida por Václav Neumann. La mayoría de la obra de Fučík la representan composiciones para orquestas militares.

Por eso suelen llamarlo el “Sousa Checo”, según el renombrado director, o “Rey checo de las marchas”. Fučík fue un compositor muy productivo. Compuso más de trescientas marchas, polkas y valses. Algunas de sus piezas se tocan hasta hoy. En los repertorios de la orquestas forman una parte permamente sobre todo las piezas Entrada de los gladiadores, Marcha de Florencia y la polka El viejo gruñón.

El ciclo Éxitos de música clásica surgió en base al proyecto de Lukáš Hurník y Bohuslav Vítek titulado Éxitos del milenio transmitido por la Radio Checa Vltava.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio