Éxitos de música clásica: Quienes son guerreros de Dios

Pintura de Josef Mathauser - La Batalla de Domažlice

¿Derrotaron los husitas a los cruzados en la batalla de Domažlice solo por medio de su canto? Los historiadores modernos no lo tienen tan claro, pero para los escritores checos František Palacký, Alois Jirásek y otros esa premisa era obvia. ¿Cómo lo justificaron? ¡Simplemente, escuchen este coral!

Quienes son guerreros de Dios
Pintura de Josef Mathauser - La Batalla de Domažlice

Quienes son guerreros de Dios (Ktož jsú boží bojovníci). El himno combativo de los husitas tiene un ritmo cautivador. No es del todo monótono, está compuesto por una serie de compases más y menos acentuados.

Imagínense un tenaz canto de miles de voces acompañado por un sombrío retumbar de tambores. Al escucharlo, de los husitas se apoderaba una sagrada decisión de luchar hasta la muerte por su verdad, mientras que sus enemigos, portadores de capas con la cruz, quedaban horrorizados.

Hasta aquí la leyenda que popularizó la victoria más famosa de los husitas en la batalla de Domažlice. ¿Quién compuso este coral tan enérgico y convincente que hacía huir a los enemigos?

Seguramente no fue el comandante de los husitas Jan Žižka de Trocnov cómo creían algunos patriotas en el siglo XIX. Esa idea hoy resulta un poco graciosa. Según fuentes históricas, sobre todo según el Cancionero de Jistebnice, pudo ser autor del himno el sacerdote de Tábor Jan Čapek. Este se hizo famoso como un renombrado orador que participaba en las campañas militares de los husitas.

Jan Čapek escribía tratados, traducía textos y componía canciones y corales. Los historiadores le atribuyen la autoría de este himno ya que su estilo se parece a otras obras suyas. La canción cuenta con varias versiones, a continuación podrán escuchar la más antigua de ellas.

Recordemos que esta versión proviene de los principios de la época de los husitas que se remonta a eso del año 1420. De aquella época proviene también el Cancionero de Jistebnice con la inscripción de este coral.

Pero el cancionero fue encontrado en la parroquia de Jistebnice mucho más tarde, en el año 1872. Por eso ya antes apareció otra versión del coral inscrita en la llamada Impresión de Mladá Boleslav. Y más tarde apareció una segunda versión, la más conocida, que proviene de las postrimerías del siglo XV.

Cuando Bedřich Smetana componía su conjunto de poemas sinfónicos Mi patria, que incluye este coral husita, utilizó la versión más joven, porque las anteriores aún eran desconocidas en aquella época.

Parece que a Smetana le cautivó sobre todo el compás del himno. Este aparece también en otras versiones del famoso coral. El compositor incluyó otra versión de este himno también al final de su ópera Libuše.

Bedřich Smetana, sinfonía Tábor

El coral Quienes son guerreros de Dios lo popularizó sobre todo el compositor Bedřich Smetana. En la época cuando componía su ciclo de poemas sinfónicos Mi patria y la ópera Libuše, el himno ya era conocido. El público conoció el mismo gracias a los textos patriotas y los primeros intentos de su reinterpretación.

Esta melodía más tarde inspiró a muchos compositores para crear nuevas versiones del himno. Existe un sinnúmero de ejemplos que reanimó este coral sin la intención de evocar la época de los husitas, más bien se trató en cierto modo de unas alegorías. Un ejemplo idóneo es la cantata del compositor Miloslav Kabeláč titulada ¡No cedan! Sin embargo, existen muchas obras más: por ejemplo, la de Luboš Fišer que arregló el coral para un coro polifónico.

El himno Quienes son guerreros de Dios es, generalmente, un coro masculino. Esta regla la respetó también el compositor Luboš Fišer, según pudieron escuchar.

Pero existe también una grabación de un coro al que acompañaron voces femeninas. Los arreglos del compositor Jaroslav Krček suenan de forma auténtica, porque su autor es un gran conocedor del Cancionero de Jistebnice.

Falta agregar que la versión instrumental de este coral suena en cada desfile de las banderas de combate del Ejército checo. En la época de la Primera República, entre los años 1918 y 1938, el himno Quienes son guerreros de Dios se tocaba siempre durante el alzamiento de la bandera nacional.

El ciclo Éxitos de música clásica surgió en base al proyecto de Lukáš Hurník y Bohuslav Vítek titulado Éxitos del milenio transmitido por la Radio Checa Vltava.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio