Estado checo tiene que indemnizar a gitanos discriminados

Corte de Derechos Humanos de Estrasburgo

El Tribunal de Estrasburgo dictó que la República Checa tiene que indemnizar a 18 familias gitanas por obligar injustamente a sus hijos a asistir a escuelas especiales para menores con problemas educativos.

Foto: Jana Sustová
Las familias gitanas de la región de Ostrava, al noroeste de la República Checa, se dirigieron infructuosamente durante más de siete años a tribunales checos con la queja de que sus hijos fueron discriminados al verse obligados a visitar, entre 1996 y 1999, escuelas especiales para niños con problemas de aprendizaje.

Berta Cervenáková, madre de una de las niñas afectadas, está convencida de que para su hija se trató de una experiencia muy negativa.

“Mi hija asistía sin problemas a una escuela básica normal. De repente fue trasladada a una escuela especial, lo que fue para ella un choque. La nueva escuela no le gustaba y comenzó a fracasar en los exámenes.”

Después de prolongados pleitos jurídicos, las familias gitanas lograron la victoria. La última y la más importante instancia, la Corte de Derechos Humanos de Estrasburgo, llegó a la conclusión de que la República Checa violó el acuerdo europeo sobre derechos humanos y prohibición de la discriminación, así como el párrafo referente al derecho a la educación. La República Checa fue condenada a pagar a cada familia gitana una indemnización de 4 mil euros. El veredicto es imposible ser apelado.

El abogado de las familias gitanas, David Strupek, aplaudió la decisión del Tribunal de Estrasburgo.

“El veredicto representa un precedente de gran envergadura. Tanto más que la Corte nunca antes se había dedicado a un caso tan importante en lo que atañe a la denominada discriminación oculta. El veredicto dictado puede influir la decisión de tribunales no sólo en la República Checa, sino en otros países del mundo”.

David Strupek (Foto: Jana Sustová)
Según el informe gubernamental sobre minorías étnicas de 2005, el 75 por ciento de los niños gitanos en la República Checa terminan su educación en escuelas especiales. También la evidencia presentada por lo demandantes ante la Corte indica que los niños gitanos tienen 27 veces más probabilidades de ser enviados a escuelas especiales en comparación con aquellos que no pertenecen a esa minoría.

En concordancia con la nueva ley educativa que entró en vigor en 2005, las escuelas especiales dejaron de existir en el país. Fueron sustituidas por escuelas con programas educativos específicos.