Empresa checa amplía las posibilidades de la realidad virtual

Foto: Infinitus Global

Infinitus Prime es el nombre de las nuevas gafas de realidad virtual que amplían las posibilidades habituales de dicho dispositivo. El aparato fue desarrollado por la empresa checa Quanti en colaboración con la firma inglesa Delion.

Foto: Infinitus Global
Entrar en la realidad virtual será más confortable a partir de ahora gracias a las nuevas gafas desarrolladas por la empresa Quanti.

Infinitus Prime es un casco clásico que lleva un lente especial que posibilita ampliar el campo visual para que el usuario pueda observar toda la pantalla de alta resolución que tiene delante, explica el jefe de la firma Marek Polčák.

“Se trata de pantallas de alta resolución que posibilitan visualizar cualquier entorno, porque cuando uno se pone el casco se encuentra de pronto en la realidad virtual”, dice.

La singularidad del aparato checo consiste en que posibilita conectar más gafas a un solo ordenador, lo que no se puede hacer con otras marcas.

La entrada a la realidad virtual sale a 3.000 dólares

El alcance del nuevo aparato supera notablemente las fronteras de la República Checa. Así que Quanti firmó alianza con la firma británica Delion por medio de la agencia gubernamental checa CzechTrade, ya que el mercado checo resultó demasiado estrecho para un aparato cuyo precio asciende a 3.000 dólares y tuvo que buscar salidas a nivel mundial.

Los costes para el desarrollo de las nuevas gafas han alcanzado un millón de dólares y los socios tienen previsto gastar otros seis millones en su perfección en el futuro.

El nuevo aparato es suficientemente eficaz, su desventaja es que supera la capacidad de los dispositivos habituales.

Marek Polčák, foto: Infinitus Global
“Vivimos en una época que posibilita crear sin problemas la realidad virtual, pero los demás aparatos no están preparados para seguirla. La gente tiene en la mente el concepto de que si hablamos de Full HD ó 4K que se trata de una resolución muy alta. Pero para la realidad virtual esta resolución aún es demasiado baja, porque 4K para 360 grados son 1.000 píxeles de la amplitud para el campo visual que utilizamos con los dispositivos normales y eso es extremadamente poco”, señaló Polčák.

El nuevo aparato tiene por delante un brillante futuro, sobre todo, en los sectores de la industria, sanidad y educación.

La realidad virtual vive hoy día un boom en Estados Unidos, mientras que a Europa llegará esta tendencia dentro de 2 ó 3 años, según cálculos del jefe de la empresa Quanti.