“El realismo mágico es una invención de los europeos que no saben imaginarse Latinoamérica”

Conversación en La Catedral en español y en checo

En un diálogo tan interesante como distendido las traductoras e hispanistas Anežka Charvátová y Blanka Stárková hicieron un repaso de los distintos momentos que atravesó la traducción al checo de la literatura latinoamericana.

En el centro cultural Hybernská tuvo lugar, en el marco de la Semana Iberoamericana, un diálogo tan interesante como dinámico entre las hispanistas y traductoras Anežka Charvátová y Blanka Stárková, dos personalidades imprescindibles en lo que respecta a la difusión de la literatura de idioma español en Chequia.

Anežka Charvátová | Foto: Juan Pablo Bertazza,  Radio Prague International

Traductora de buena parte de la obra de Gabriel García Márquez y de autores españoles tan relevantes como Carmen Laforet y Javier Marías, Stárková viene de ganar el año pasado el Premio Nacional por su trayectoria, mientras que Charvátová tradujo, entre muchos otros libros, Los detectives salvajes de Roberto Bolaño y Conversación en la catedral de Mario Vargas Llosa, además de ser la actual presidenta de la Asociación de Traductores Checa.

En cuanto a la charla, el primer indicio de lo que serían algunas diferencias de opinión entre ellas se advirtió ya en la bebida que cada una tenía sobre la mesa: Stárková tomó cerveza y Charvátová un vino portugués; aunque, como ella misma dice, están mucho más de acuerdo de lo que aparentan.

Portada de El amor en los tiempos del cólera de Gabriel García Márquez en checo | Foto: editorial Odeon

“Es que en general tenemos las mismas opiniones pero nos gusta generar polémica porque es más entretenido, entonces yo tengo mi hipótesis de que todo este interés por Latinoamérica de comienzos del siglo XX fue romántico y generado por nuestro deseo de descubrir países exóticos, de viajar y de ver cosas que, en este país que es tan chiquito y no tiene mar ni montañas altas, no tenemos”.

Agrega Charvátová que otra razón que podría explicar ese interés es que en Chequia existe un movimiento similar al de los boy scouts que tiene cierta tendencia a explorar la naturaleza, y en su opinión esa sed de aventuras fue llevando lentamente a los checos a fijarse en América Latina.

Stárková dice estar de acuerdo con esa idea aunque prioriza el contexto histórico y político: según su perspectiva, luego del establecimiento de la República Checoslovaca, los checos se sintieron muy atraídos por el movimiento independentista de los países latinoamericanos. Es decir que se trata de un vínculo con mucha historia que aun sigue vigente y, paradójicamente, se incrementó en forma considerable durante el régimen comunista.

Portada de Sobre héroes y tumbas de Ernesto Sabato en checo  | Foto: editorial Odeon

“Fue un factor muy importante lo de Cuba porque muchos hispanistas checos pudieron viajar a Cuba, trajeron libros, descubrieron Casa de las Américas y Blanka dijo que los editores checos se orientaban sobre todo por las revistas francesas”.

Es decir que las revistas y editoriales francesas funcionaron como una especie de nexo cultural entre los lectores checos y los escritores latinoamericanos del boom. Durante el régimen comunista se tradujeron muchos libros de literatura latinoamericana aunque existía una fuerte censura que eliminaba sin ningún tipo de reparos distintos pasajes y expresiones de muchos de esos libros.

Sin embargo, señala Charvátová que esa censura tampoco seguía una lógica ya que, por ejemplo, durante esos años se tradujo también a Borges que siempre se caracterizó por tener una postura política muy vinculada a la derecha. Stárková, que realizó varias traducciones para la editorial Odeon, explicó hasta qué punto cada época y contexto condiciona el trabajo y la vida de los traductores.

Blanka Stárková,  foto: Juan Pablo Bertazza

“Esto es muy difícil evaluarlo porque si hablo de ciertas ventajas en el trabajo del traductor o en pro del trabajo final, del libro final, hay que enmarcarlo todo en el sistema político que fue malo e influía ideológicamente sobre la selección de los libros, de los productores, etc, o sea que el trabajo del traductor en lo que hace al libro era mucho mejor que hoy, pero el marco realmente no fue bueno”.

Justamente, esa ambivalencia entre una serie de condiciones en algún punto más favorables para traducir, pero, al mismo tiempo, el estigma de la censura caracteriza buena parte de la traducción durante la época del comunismo, tal como explica Charvátová.

“Había más tiempo para poder perfeccionar la traducción pero no todos los traductores tenían acceso a las traducciones, existían traductores cuyos nombres había que tachar de las bibliotecas censurados, prohibidos, etc. Entonces, son los dos factores que se combinan, pero una vez que tenías la posibilidad de hacer una traducción te daban un tiempo muy largo y tenías también a gente capacitada que te ayudaba a mejorar la traducción, y eso ahora no se hace o se hace muy poco porque no hay tiempo”.

En cuanto a las traducciones de literatura latinoamericana al checo que significaron un verdadero hito se pueden mencionar, por ejemplo, Cien años de soledad y Rayuela, ambos a cargo de Vladimír Medek, aunque un caso tal vez sorprendente es la fascinación que generó entre los checos, en su momento, Ernesto Sabato, un autor que actualmente no cuenta ni siquiera en Argentina con tantos adeptos ni lectores.

Blanka Stárková y Anežka Charvátová | Foto: Juan Pablo Bertazza,  Radio Prague International

“Cuando se publicó Sobre héroes y tumbas de Sabato que fue en 1984 generó un interés enorme y yo no me explico tanto por qué: el libro no es en sí político, mientras que Abbadón el exterminador sí se puede leer como un libro contra la tortura, sí está en Sobre héroes y tumbas la historia de los generales de Lavalle, pero yo creo que fue el descubrimiento de una manera muy fuerte de narrar, eso que tiene Sabato de que el amor físico es la manera de llegar a entender al otro”.

Charvátová revela que, luego de leer aquel libro con dos protagonistas tan opuestos como Martín y Alejandra, se enamoró de Argentina a tal punto que empezó a leer mucho acerca de su historia. En la actualidad, si bien ella es la gran referente de la traducción de la literatura latinoamericana y una verdadera experta en la cultura de muchos de sus países, durante la conferencia reveló su impresión de que, para las editoriales checas, hoy resultan quizás más atractivos los libros de autores españoles, por tratarse de una cultura en algún punto más cercana. Sin embargo, Stárková no está tan de acuerdo con ese punto de vista.

“No sé si es cierto eso, yo he hablado aquí sobre el poder de los premios, de los apoyos gubernamentales porque hoy el mercado se orienta mucho por estos factores externos, y no me parece que los españoles sean mucho más cercanos que los latinoamericanos, pero naturalmente las editoriales piensan bastante en el éxito comercial”.

El escritor argentino Rodrigo Fresán  (2019) | Foto: Jindřich Nosek,  Wikimedia Commons,  CC BY-SA 4.0

Charvátová argumenta que, últimamente, hubo una serie de libros españoles que fomentaron cierto interés entre los checos por ir a visitar determinadas regiones como sucede con Barcelona en La sombra del viento de Zafón y La catederal del mar de Falcones, o algunos libros policiales que toman como escenario el país vasco. Aunque asegura que eso mismo le sucedió con Latinoamérica tras leer Sobre héroes y tumbas, reconoce que las distancias vuelven un poco más difícil ese tipo de viajes.

El título de la charla, “Del realismo mágico al irrealismo lógico”, refiere a una frase del escritor Rodrigo Fresán a propósito de su participación en la antología McOndo preparada por el autor chileno Alberto Fuguet, un libro en su momento provocador que se distanciaba, precisamente, del realismo mágico. Blanka Stárková, a su vez, ofrece una lectura interesante acerca de ese concepto hoy tan remanido.

“La verdad es que las dimensiones de América Latina son tan distintas de lo que conocemos en Europa, las dimensiones físicas, geográficas, el tiempo, el clima, la gente, esa enorme mezcla cultural que existe allí, es tan distinto que no somos capaces de imaginarnos esas dimensiones y me parece que todo eso del realismo mágico es una invención de los europeos, norteamericanos o canadienses que no saben imaginarse estas dimensiones de una vida increíble, desmesurada, enorme, nuestros ríos son mucho más pequeños que los de América Latina y el clima es absolutamente distinto y por eso les parece mágico”.

Explica Stárková que, en todo caso, lo que hicieron algunos escritores latinoamericanos de generaciones anteriores fue escribir sobre sus países y ciudades de un modo tal vez poético, aunque eso, en su opinión, no tiene nada que ver con la magia.

palabra clave:
audio

Relacionado

  • Libros checos que deberías leer

    Kafka, Čapek, Kundera, Havel: estos son nombres de escritores de fama mundial. ¿Pero qué pasa con los demás? ¿En qué medida los autores checos son traducidos a otros…