El nuevo papel de la Unión Europea en el mundo, a debate en Praga

Lubomír Zaorálek, foto: www.cssd.cz

La Unión Europea camina gracias al Tratado de Lisboa hacia una política exterior unificada, lo que supone toda una oportunidad para replantear el liderazgo global de Occidente. Ese fue el tema de la conferencia ‘Relaciones UE-EE.UU.: Crisis del Gobierno Global’, en el que participó el español Vicente Palacio, de la Fundación Alternativas.

Lubomír Zaorálek, foto: www.cssd.cz
La supremacía de Europa y Estados Unidos en la escena internacional se está viendo reducida progresivamente por potencias emergentes como Rusia o China. Este escenario sirvió de base a los expertos y asistentes reunidos en Praga este jueves en la conferencia internacional organizada por el vicepresidente de la Cámara de Diputados checa, Lubomír Zaorálek.

Los ponentes coincidieron en la necesidad de intensificar y reforzar los lazos entre los Estados Unidos y la Unión Europa, cuya falta de coordinación viene simbolizada por el plantón del presidente estadounidense, Barack Obama a la presidencia española en Madrid. Al mismo tiempo, se expresó la urgencia de establecer un sistema más basado en relaciones multilaterales, entre todos los países, más que en acuerdos bilaterales o multipolares.

Vicente Palacio, foto: bbc.co.uk
Esto se conseguiría potenciando el papel de organizaciones multilaterales como la ONU o la Unión Europea. En opinión de Vicente Palacio, de la Fundación Alternativas, el nuevo estatuto de la Unión facilita que los países miembros dispongan de una única representación en el Consejo de Seguridad de la ONU, en foros internacionales como el G20 o incluso el Fondo Monetario Internacional. De esta forma se conseguirían instituciones internacionales más representativas.

“Si no se hace así se perderá un momento importante político y se perderá legitimidad de cara a los países emergentes, que no entienden por qué hay que meter más países europeos como Alemania, por ejemplo, en el Consejo de Seguridad, y no otros como Sudáfrica, Indonesia o por supuesto Brasil. Y que no van a aceptar fácilmente que en el G20 sigan indefinidamente países como España u Holanda, de invitados, pero que son prácticamente actores con el mismo nivel de representación, mientras que otros países emergentes no están”.

Foto: www.cssd.cz

Más en concreto, la propuesta de la Fundación Alternativas es aprovechar la nueva representación de la Unión Europea en la ONU para crear un sistema de coordinación de las diferentes delegaciones europeas en la organización.

“Pensamos que en esa vía se puede potenciar la coordinación in situ de las posiciones de los distintos miembros europeos, para no llegar a contradicciones o a retardar procesos, hacerlos más lentos en la toma de decisiones. Hay una serie de cuestiones que están hoy en la agenda de la reforma de las Naciones Unidas, y creemos que ese sistema exterior europeo puede servir para unificar posiciones”.

La Fundación Alternativas es un laboratorio de ideas o “think tank” vinculado al Partido Socialista español, que actualmente se halla en el Gobierno, por lo que sus conclusiones serán previsiblemente defendidas durante la presidencia española de la Unión Europea.