El nuevo ministro de Salud: el miedo debe convertirse en respeto

Jan Blatný, foto: Archivo de la Oficina del Gobierno de la RCh

Jan Blatný es el nuevo ministro de Salud de la República Checa. Desde este jueves sustituye a Roman Prymula, el rostro de la lucha contra el coronavirus en el país.

Jan Blatný y Miloš Zeman, foto: Archivo de Jiří Ovčáček

Experto en hemofilia infantil, Jan Blatný deja el Hospital Facultativo de la ciudad de Brno, donde ocupaba el puesto de subdirector, para tomar las riendas del Ministerio de Salud y tratar de frenar la expansión del coronavirus en Chequia.

El presidente Miloš Zeman nombró este jueves a Jan Blatný ministro de Salud tras la dimisión del antiguo jefe de la cartera, Roman Prymula, quien fue fotografiado por el diario Blesk la semana pasada saliendo por la noche de un restaurante supuestamente cerrado por las medidas contra el coronavirus.

Jan Blatný señaló, que la principal tarea es cambiar la percepción y el estado de ánimo de la sociedad, y considera que “el miedo a un virus que paraliza y divide a la sociedad debe transformarse en respeto“.

Ministerio de Salud, foto: Archivo de la Oficina de Gobierno de la República Checa

El nuevo ministro se ha comprometido a mantener una comunicación lo más  abierta y transparente posible, como dijo.

“Quiero que las decisiones del Ministerio, como parte de la difícil situación que atravesamos, partan de datos que serán compartidos, explicados y debatidos por expertos de todo el espectro político, y organizaciones profesionales“.

Al referirse a las medidas restrictivas del momento, Blatný dijo que no contaba con su endurecimiento inmediato, pero pidió que se respeten.

“Es muy probable que no necesitemos modificar las restricciones actuales, siempre y cuando sean respetadas”.

Andrej Babiš, Jan Blatný y Roman Prymula, foto: Archivo de la Oficina de Gobierno de la República Checa

Aparte de sus objetivos profesionales para frenar el avance del coronavirus en Chequia, Blatný sabe que es importante que la población y los políticos comprendan a qué responden los pasos y medidas venideras, según indicó.

“Mi deseo es que toda la argumentación referente a los pasos a seguir sea debatida a partir de informaciones transparentes. Quiero que en el debate participen todas las fuerzas políticas”.

Las primeras declaraciones del nuevo ministro de Salud han coincidido con las exigencias de la oposición política, que de cierta manera quedan resumidas en las palabras del diputado Bohuslav Svoboda, miembro de la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja.

Bohuslav Svoboda, foto: Khalil Baalbaki, Archiv do ČRo

“Lo primero que debe hacer es dirigirse a la población, hacer pública la información que esperan los ciudadanos, y que tampoco tenemos nosotros los políticos y el sector profesional. Debe justificar la aplicación de las diferentes medidas”.

Entretanto, el primer ministro, Andrej Babiš, exhortó a la población a cumplir las restricciones actuales e hizo una comparación con los datos durante el estallido de la pandemia.

De acuerdo con Babiš, el uso del transporte público en este momento ha disminuido un 58%, pero en la primavera fue un 80%. La presencia en los lugares de trabajo indica una disminución del 32%, no obstante en la primavera era del 40%.

Hospital Facultativo de Brno, foto: Wikimedia Commons, CC0

El nuevo ministro de Salud, Jan Blatný, nació en 1970 en la ciudad de Prostějov, es hematólogo infantil y subdirector del Hospital Facultativo de Brno, jefe de departamento de Hematología Infantil y Bioquímica del mismo hospital, profesor adjunto de la Universidad Masaryk, y miembro fundador del Programa Checo Nacional de la Hemofilia.