El ministro de RR.EE. insiste en que la solidaridad europea es primordial para enfrentar la crisis energética

Jan Lipavský

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, quiso debilitar la no siempre fácil unidad europea. Sin embargo, la agresión contra Ucrania ha fortalecido los vínculos de la Unión Europea, que aúna fuerzas para repeler la inminente amenaza energética del Kremlin.

Los países miembros de la Unión Europea siguen cerrando filas para hacer frente a la política agresiva de Moscú. Entre las medidas para encarar la guerra energética no declarada de Putin, acordaron un plan para reducir el consumo de gas en un 15% a partir de este 1 de agosto y hasta el 31 de marzo.

Vladimir Putin | Foto: Sergei Savostyanov,  ČTK/AP

Se trata de una medida voluntaria para los países de la Unión Europea. No obstante, la Comisión Europea (CE) dejó claro que en caso de necesidad se puede aplicar una alerta energética y la reducción del consumo de gas sería obligatoria.

Al referirse a la situación energética de Europa, el ministro de RR.EE. checo, Jan Lipavský, dijo a la Radio Checa que es primordial que los países comunitarios mantengan un diálogo permanente en busca de soluciones satisfactorias.

“Es fundamental que tengamos suficiente gas en Europa y debatir continuamente el tema para lograr la mejor respuesta a la crisis. En la reunión del Consejo se acordó que en la Unión Europea se reducirá el consumo, que ahorraremos, al tiempo que se aplicará un mecanismo conjunto en caso de que falte el gas”.

Foto ilustrativa: Magda Ehlers,  Pexels,  CC0

De acuerdo con el ministro Lipavský es muy importante tener en cuenta que los países de la Unión Europea se encuentran sumamente entrelazados.

“El hecho de comprender que existe una densa red que entreteje nuestras economías conduce a que la solidaridad funcione. De qué serviría el gas a Alemania en caso de que las fábricas checas no puedan suministrar accesorios a las factorías alemanas”.

Además del papel prioritario de la solidaridad, el ministro Lipavský hizo énfasis en que cada país miembro de la Unión Europea debe garantizar su propia seguridad energética y exhortó a mantener y reforzar la política exterior comunitaria.

Kremlin | Foto: Wladimir Dwortsewoj,  Wikimedia Commons,  CC BY-SA 4.0

El jefe de la diplomacia checa recordó a los países occidentales que los planes del Kremlin van más allá de la invasión de Ucrania y atentan contra los países centroeuropeos.

“Estoy convencido de que la mayoría de los países comprende que la crisis energética europea se puede superar siempre y cuando nos mantengamos unidos. Gracias a la unidad saldremos fortalecidos”.

Lipavský enfatizó en que la inflación y el aumento de los precios de la energía responden a la agresión de Putin y si algunos estados no están preparados para persistir en una postura dura contra Rusia, toparán con grandes problemas en el futuro. La presidencia checa del Consejo de la UE insistirá en que se apoye a Kiev económica, política y militarmente, porque si Ucrania cae, Rusia amenazará la seguridad de Europa Central.

audio

Relacionado