El aumento de las emisiones causará sequías con más frecuencia

Foto: klimkin, Pixabay / CC0

Científicos checos han descubierto que las sequías pueden ser hasta siete veces más frecuentes en Europa Central a finales del siglo si no se revierte el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero.

La sequía que se registró en Europa Central en los años 2018 y 2019 fue la más grave en décadas. Si la producción de gases de efecto invernadero sigue creciendo de manera marcada, estos periodos bianuales de sequías podrían ser hasta siete veces más frecuentes a finales del siglo XXI. Por el contrario, si la población del planeta logra frenar el crecimiento de las emisiones, el número anticipado de sequías podría reducirse hasta en un 90 %.

Foto: Couleur,  Pixabay,  CC0

Los datos se desprenden de un estudio realizado por un equipo científico de la Universidad Checa de Agricultura (ČZU) y el Centro Helmholtz de Investigación Medioambiental de Leipzig. En el marco de su estudio los expertos analizaron datos desde 1766 hasta 2019.

De acuerdo con uno de los autores del análisis, Martin Hanel, de la Universidad Checa de Agricultura, el estudio destaca por su enfoque en periodos bianuales y plurianuales. Indicó asimismo que al considerar periodos incluso más largos, de cinco años por ejemplo, los resultados son aún más marcados y confirman la interdependencia de las sequías y el cambio climático.

Los científicos hicieron sus cálculos en base a modelos climáticos y se centraron en el efecto que tendrán los gases de efecto invernadero en el desarrollo del clima.

Los resultados indican que una septuplicación de las sequías significaría que se verían afectadas hasta 40 millones de hectáreas de tierra agrícola más.

Con un crecimiento leve de las emisiones, las sequías que los científicos pronostican para el fin del siglo podrían reducirse a la mitad.

De acuerdo con Hanel los modelos no son perfectos, pero constituyen de momento la mejor herramienta de análisis.