Diplomáticos europeos defienden a Chequia frente a China

Foto: ČTK/Krumphanzl Michal

Francia, Alemania y Eslovaquia han defendido a Chequia ante las amenazas del ministro de Relaciones Exteriores chino. Sostienen que las relaciones entre la Unión Europea y la potencia asiática deben basarse en el respeto y el diálogo mutuo.  

Tomáš Petříček, foto: MIchaela Danelová, ČRo

El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang I, declaró este lunes que el presidente del Senado checo, Miloš Vystrčil, pagaría un ‘alto precio’ por su visita a Taiwán. Sus palabras indignaron a varios funcionarios checos, desde el jefe de la diplomacia, Tomáš Petříček, hasta representantes, principalmente, de la oposición.

Como respuesta, el Ministerio de Relaciones Exteriores checo citó al embajador chino en Praga, ya que, según la cartera, las palabras de Wang I no corresponden con el tono de comunicación que mantienen dos países soberanos.

Miloš Vystrčil con el primero ministro taiwanés, Su Čen-čchang. Foto: ČTK/Krumphanzl Michal

Miloš Vystrčil, el jefe del Senado checo, se encuentra todavía en Taiwán, acompañado de una delegación de políticos y empresarios. Ante las palabras de Wang I, Vystrčil declaró que emprendió el viaje principalmente por motivos económicos.

“El objetivo de mi viaje no es tomar partido. Estoy aquí para crear nuevos contactos entre empresarios y apoyar el desarrollo de la economía checa. Para enderezar la espalda y actuar como un país soberano. Y para apoyar a una democracia con la que tenemos valores en común. Eso es todo”.

Heiko Maas, foto: ČTK/AP/Kay Nietfeld

El ministro de Relaciones Exteriores chino continuó con su crítica el martes. En rueda de prensa, tras una reunión con su homólogo alemán, Heiko Maas, Wang I declaró que con su viaje a Taiwán, Vystrčil ‘cruzó la línea roja’ y que los países que mantienen relaciones diplomáticas con China están obligados a reconocer a Taiwán como territorio chino. El ministro recalcó repetidamente la importancia de defender la integridad territorial del país y el principio de ‘Una sola China’.

El jefe de la diplomacia alemana reaccionó de manera inmediata.

“Exhorto a todos nuestros socios a que se acostumbren a que Europa defenderá sus intereses con cada vez más soberanía y énfasis. No permitiremos que nos pongan en medio de la rivalidad entre Estados Unidos, Rusia y China. Respetamos a nuestros socios internacionales pero pedimos que hagan lo mismo. Las amenazas no tienen ningún lugar en estas relaciones”.

También la diplomacia francesa defendió a Vystrčil. La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Agnès von der Mühll declaró lo siguiente:

 Tomáš Petříček, foto: MIchaela Danelová, ČRo El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang I, foto: ČTK/AP/Michael Sohn

“Las relaciones entre Europa y China deben basarse en el diálogo, el principio de reciprocidad y el respeto mutuo. Se trata de condiciones esenciales para la profundización de nuestras relaciones como socios”.

La portavoz añadió que cualquier amenaza contra un estado miembro de la Unión Europea es inaceptable y expresó la solidaridad de Francia con la República Checa.

Chequia se vio respaldada asimismo por la presidenta de Eslovaquia, Zuzana Čaputová, quien coincidió en la necesidad de mantener relaciones respetuosas entre los países. De acuerdo con la presidenta, amenazar a un miembro de la Unión Europea o a sus representantes contradice la misma naturaleza de las relaciones entre socios y, como tal, es inaceptable.

Taiwán como punto delicado de China

No se trata de la primera vez que China amenaza a representantes de otro país. No obstante, de acuerdo con el corresponsal diplomático del diario The New York Times, Edward Wong, estas se han vuelto más atrevidas.

“La República Popular China hace similares amenazas con frecuencia, pero muchas veces no pasa nada. Creo que en los últimos años se ha vuelto más agresiva y, en algunos casos, hasta ha intentado llevar el asunto hasta el final. En mi opinión, es porque se siente económica y diplomáticamente más fuerte en el mundo y demuestra así su poder. Ya veremos lo que China decide hacer”.

Foto: ČTK/Krumphanzl Michal

De acuerdo con Wong, Taiwán representa el punto más débil y delicado de China en temas de política internacional. Para China, Taiwán es la última pieza del rompecabezas que necesitan para afirmar la grandeza de su país.

Según Wong, quedan pocos estados que mantengan relaciones diplomáticas con Taiwán y Pekín trabaja en que su número disminuya. Por eso Pekín se pone nervioso cuando un país pretende reforzar sus lazos con la isla.

La delegación de Miloš Vystrčil llegó a Taiwán el pasado domingo y se ha reunido hasta el momento con representantes de empresas taiwanesas para acordar nuevas colaboraciones que fomenten el desarrollo tecnológico de Chequia.

El presidente del Senado pronunció varios discursos. En uno de ellos se dirigió al Parlamento de Taiwán. El video en el que parafrasea la famosa declaración de John Fitzgerald Kennedy en Berlín en 1963, y dice ‘Soy taiwanés’ en mandarín, ha dado la vuelta al mundo por medio de las redes sociales y medios internacionales.