Comerciantes rechazan la enmienda de prohibición de la doble calidad de alimentos

Фото: Архив Министерства сельского хозяйства Словакии

Una multa de hasta dos millones de euros podrá ser aplicada contra los comercios que vendan en Chequia productos alimentarios de doble calidad. Así lo supone el proyecto de enmienda gubernamental a la Ley de Alimentos, debatida en el Parlamento.

Foto: archivo MZe ČR

Las mercancías vendidas en el mercado de Chequia en un mismo embalaje que en otros países europeos deben tener también la misma composición que en los demás países comunitarios. Así está expresado en el borrador de una nueva enmienda gubernamental a la Ley de Alimentos checa, que persigue proteger a los consumidores.

Una diferencia de calidad será posible únicamente en el caso de que el comerciante o fabricante tengan motivos objetivos para ello que puedan explicar. En caso de violar la norma, los comerciantes y fabricantes deberán pagar una multa que podrá ser de hasta dos millones de euros.

Foto: Barbora Kladivová, ČRo
Representantes de los comerciantes, entre ellos la Unión de Comercio y Turismo, critican el proyecto e indican que puede llevar a la liquidación total de los pequeños comercios de alimentos, en caso de serles aplicada la anunciada multa. El presidente de la mencionada entidad, Tomáš Prouza, indicó que, además, los comerciantes no son los responsables de la composición de los productos alimentarios y su embalaje.

”El proyecto de enmienda en su forma actual contradice la legislación comunitaria, en nuestra opinión. Esa sostiene claramente que el responsable es aquél que tiene bajo su control un determinado proceso. O sea que en el caso de los alimentos y su doble calidad la responsabilidad recae inequívocamente en el fabricante”.

La Inspección Estatal Agrícola y Alimentaria que será la encargada de supervisar que la prohibición de la doble calidad de alimentos no sea violada, comparte la opinión de los comerciantes, según lo confirma Pavel Kopřiva, portavoz de esa entidad.

Tomáš Prouza, foto: Jana Přinosilová, ČRo
”Durante los controles de la eventual doble calidad que correrán a cargo de la Inspección Alimentaria, esta procederá en consonancia con las normas establecidas. O sea, que el problema cabe resolverlo en el lugar de su surgimiento. Y, en estos casos concretos, los pequeños comerciantes no pueden ser los responsables de la doble calidad”.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura insiste en que en el borrador se aplicaron los requerimientos de la directiva comunitaria, como dijo a la Radio Checa Vojtěch Bílý, portavoz del ministerio en cuestión.

”Las estipulaciones referentes a la doble calidad fueron sacadas de la directriz comunitaria correspondiente e incluidas en la legislación checa. La determinación de la responsabilidad está plenamente en consonancia con la legislación de la Unión Europea”.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, la nueva enmienda en ningún caso llevará a la liquidación de los pequeños comercios. En caso de ser aplicada una multa, la Inspección Estatal Agrícola y Alimentaria estará facultada a diferenciar cada caso concreto y, en caso de aplicar una multa, proceder de manera tal que el comerciante no esté obligado a cerrar por problemas financieros.