Ciencia

0:00
/
0:00

En la presente edición les hablaremos de la explotación de la energía eólica en la República Checa. Les contaremos, además, que un científico checo participa en la lucha contra la mosca tse- tse, que provoca la enfermedad del sueño.

Explotación de la energía eólica en la República Checa

El mayor parque eólico checo se está construyendo en los Montes Metálicos, al noroeste de Bohemia. Está situado a 850 metros sobre el nivel del mar.

En el parque eólico de Krystofovy Hamry producirán electricidad 21 aerogeneradores, cuya capacidad será de 42 megavatios.

En la actualidad operan en la República Checa unos 60 aerogeneradores. Los expertos estiman que en los próximos años se multiplique su potencia por diez.

Según las previsiones, en el año 2017 podrían operar en el país unos 600 aerogeneradores, que producirían la misma cantidad de energía eléctrica que la central electronuclear de Dukovany, en Moravia del Sur.

Los empresarios han decidido impulsar sus inversiones en este sector porque se benefician gracias a lo estipulado en la ley sobre el fomento de energías renovables. Dicha norma les garantiza en los próximos quince años un precio ventajoso de la electricidad producida por aerogeneradores.


Lucha contra la mosca tse-tse

Casi 10 millones de kilómetros cuadrados de África están infestados de la mosca tse-tse. Este insecto transmite un parásito mortal, el tripanosoma, que provoca en los humanos la enfermedad del sueño, también conocida como tripanosomiasis. En el ganado se llama nagana.

El tripanosoma ataca el cerebro, el hígado, los riñones y otros órganos vitales. Si la persona infectada no recibe un adecuado tratamiento, fallece. En la actualidad padecen la enfermedad del sueño unas 500 mil personas.

Foto: Geoffrey M. Attardo, CC BY 2.5 Generic
La mosca tse-tse diezma también al ganado e impide explotar en África ecuatorial extensas áreas. La fumigación resulta ineficaz porque el insecto se oculta debajo de las hojas de la vegetación.

Un equipo científico internacional ha elaborado un novedoso método encaminado a contener la propagación de la mosca tse-tse. Consiste en liberar en las zonas infestadas millones de moscas machos esterilizados con radiación gama en laboratorios. Los machos estériles se acoplan, pero los huevos de las hembras no se fecundan.

Esta técnica dio buenos resultados en la isla de Zanzíbar, en Tanzania. Para aplicarla en grandes superficies infestadas ha sido necesario resolver un problema: cómo separar en los laboratorios después de su nacimiento las moscas machos de las hembras.

En un principio, las crías eran sometidas a bajas temperaturas para que se inmovilizaran y luego el personal del laboratorio separaba las crías una por una. Dada la gran cantidad de insectos, la operación exigía de los técnicos una enorme paciencia.

A los africanos acabó por ayudarles el entomólogo checo Jan Zdárek integrante del equipo internacional para la lucha contra la mosca tse-tse.

El científico checo elaboró un eficaz método que facilita determinar el sexo de las crías y obtener grandes cantidades de moscas machos. Como un profundo conocedor de la fisiología de los insectos el profesor Zdárek sabía que las crisálidas de las hembras se desarrollan más rápidamente que las de los machos. Las hembras nacen antes que los machos lo que hace fácil separar ambos sexos.

El equipo internacional ha entregado a los africanos la correspondiente tecnología y una planta pionera en Addis Abeba, Etiopía, producirá cada mes un millón de machos esterilizados que serán liberados en la naturaleza. Los científicos esperan que sea posible erradicar la mosca tse-tse en las áreas donde se cría el ganado.