Chequia volverá el lunes al estado de emergencia

Photo : ČTK / Vít Šimánek

Los representantes del Gobierno defendieron en el Parlamento la necesidad de volver a declarar el estado de emergencia, que entrará en vigor el próximo lunes y durará, en un principio, catorce días. Se prohibirán reuniones de más de diez personas en el interior de edificios y de veinte al aire libre, entre otras muchas medidas.

No es que la normalidad hubiera vuelto a la República Checa después de la primera ola del coronavirus, pero sí vivió un verano bastante relajado gracias a que la pandemia no le afectó tanto como a otros países. Sin embargo, desde que comenzó septiembre, las cifras de nuevos contagiados en Chequia o de enfermos graves ya no se sitúan entre las más benévolas de Europa, como sucedió en primavera, sino precisamente al contrario.

Roman Prymula, foto: ČTK/Michal Kamaryt

El ministro de Salud, Roman Prymula, subrayó en la Cámara Baja del Parlamento este miércoles que la República Checa ha estado a la cabeza del continente en el crecimiento de la enfermedad. Aunque la capacidad hospitalaria del país sigue siendo suficiente, afirmó el ministro, ese rápido aumento ya está provocando graves problemas en el sistema de salud.

“Ya no tenemos camas vacías para pacientes de COVID-19. Todas se van llenando y, para seguir adelante, tenemos que llevar a cabo una restructuración en cada región y usar camas que normalmente son para pacientes con otras enfermedades. Así que el COVID no nos va a permitir ofrecer la atención a otros enfermos que nos gustaría y se van a posponer operaciones. Por eso, no tenemos más opción que detener el fuerte crecimiento de casos”.

Foto: Michaela Danelová, ČRo

A la falta de camas, recuerda el ministro, hay que añadir el aumento de casos de enfermos de COVID-19 también entre el personal sanitario. Por ello, Prymula quiere sumar a estudiantes de medicina de los últimos cursos a las labores médicas.

Las medidas que entrarán en vigor a partir del lunes se van conociendo poco a poco y, a fin de cuentas, el estado de emergencia que el Gobierno aprobará, le permitirá actualizarlas y modificarlas según evolucione la situación. Lo que Roman Prymula expuso en el Parlamento es la estrategia que marcará las decisiones que se tomen.

Andrej Babiš, foto: ČTK / Kateřina Šulová

“Hemos analizado con muchos de nuestros expertos, algunos de ellos desde sus puestos en prestigiosos centros del extranjero, todas las estrategias posibles y hemos llegado a la conclusión de que la más efectiva es una intervención rápida durante un corto periodo de tiempo y después relajar las medidas. Sorprendentemente, también es la más barata. Aparte de las medidas en las escuelas, todas las que limitan la reunión de personas no se pueden aplicar fuera del estado de emergencia”.

Como precisó el ministro ya en la noche del martes en la Televisión Checa, se permitirá un máximo de diez personas en espacios interiores y un máximo de veinte al aire libre en actividades de ocio. En las bodas el máximo será de 30 personas.

Foto: ČTK / Michal Kamaryt

El deporte profesional será una de las múltiples excepciones a la norma, ya que este se rige por otras regulaciones. Así que se podrá seguir jugando la liga profesional de fútbol, pero sin espectadores durante los próximos dos meses.

Las representaciones teatrales o de danza deberían poder producirse sin problemas, pero sin que puedan abrir las cafeterías de las salas durante los descansos. Los musicales y los grandes conciertos, no se podrán realizar, ya que el virus se propaga bien con el canto, explicó Prymula. Las ceremonias religiosas, se regirán por el mismo principio que el teatro, sin limitaciones mientras estén sentados los asistentes.

Robert Plaga, foto: Khalil Baalbaki, ČRo

En el caso de las escuelas, uno de los puntos más problemáticos, no es necesaria la declaración del estado de emergencia para tomar medidas. Por eso, el ministro de Educación, Robert Plaga, augura que la educación a distancia en la mayor parte de cursos de educación secundaria y en los de enseñanza superior se alargará más allá de las dos semanas previstas para dicho estado. En un principio, el cierre de los centros debería afectar solo a las zonas del país con color ámbar o rojo en el semáforo del mapa de riesgo de contagio. En las escuelas de educación primaria y los primeros cursos de los institutos de secundaria se suspenden de momento las clases de música y las de educación física.

Jan Hamáček, foto: ČTK / Ondřej Deml

El primer ministro, Andrej Babiš, apoyó la declaración del estado de emergencia en la sesión de este martes en el Parlamento y recordó que en sí no supone ninguna limitación. En la misma dirección, el ministro del Interior y viceprimer ministro, Jan Hamáček, aseguró que no se van a imponer limitaciones de movimiento ni de desplazamiento dentro del país.

En cuanto a las elecciones regionales y a un tercio del Senado que se celebran este viernes y sábado, aunque las personas en cuarentena podrán votar ya desde el miércoles, Hamáček recomendó a las personas mayores no tener miedo a acudir a los colegios electorales a votar, ya que será “más seguro que ir a hacer la compra”, dijo.