Chequia envía más de 20 millones de euros a Turquía para frenar ola migratoria

Refugiados en Turquía, el campo Kilis, foto: Archivo IHH Humanitarian Relief Foundation, CC BY-NC-ND 2.0

La República Checa enviará a Turquía un poco más de 20 millones de euros para que frene el flujo de migrantes ilegales hacia Europa. La ayuda responde al acuerdo alcanzado entre Ankara y los Veintiocho el año pasado y que entró en vigor este mes.

Refugiados en Turquía, el campo Kilis, foto: Archivo IHH Humanitarian Relief Foundation, CC BY-NC-ND 2.0
La Unión Europea y Turquía llegaron a un acuerdo, el año pasado, que busca reducir la llegada de inmigrantes ilegales al Viejo Continente. Los Veintiocho ofrecieron a Turquía 3.000 millones de euros y Ankara se comprometió a incrementar los controles fronterizos y a combatir a las redes de traficantes de personas.

El ministro de Relaciones Exteriores checo, Lubomír Zaorálek, confirmó este miércoles que Chequia brindará un aporte a la caja común de la Unión Europea para Turquía.

“Se trata de medios para que Turquía cumpla una tarea básica: frenar el flujo de migrantes. En octubre del año pasado fue aprobado, en la Unión Europea, un paquete de ayuda por un valor de 3.000 millones de euros. La República Checa se comprometió a donar 20 millones de euros que serán entregados en tres cuotas hasta el año 2019”.

El canciller checo hizo énfasis en que la ayuda está supeditada al cumplimiento de los compromisos por parte de Ankara. Y esa es una de las razones que han llevado a que el aporte checo se haga en tres entregas.

Lubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek, ČRo

Los diplomáticos europeos aseguran que el acuerdo alcanzado con Turquía representa un buen mecanismo para reducir la llegada de desplazados ilegales a Europa.

El acuerdo compromete a Turquía a readmitir a los migrantes rechazados por la Unión Europea y a poner en marcha programas para los refugiados sirios. No obstante, Ankara ha insistido en más de una oportunidad que para cumplir a cabalidad las exigencias europeas necesita el doble de los recursos.

Los turcos están dispuestos a ayudar, pero presionan para que la Unión Europea elimine, todavía este año, la exigencia de visados para Turquía. El ministerio de RR.EE. de Turquía informó esta semana que las medidas aplicadas ya han empezado a surtir efecto y que hace sólo unas pocas semanas los cruces del Mar Egeo eran 6.000 por día. Desde que comenzaron a aplicar las medidas acordadas, las cifras se redujeron paulatinamente, y desde el 20 de marzo alcanzaron cifras de tres dígitos, con 300-400 cruces por día.

Las autoridades de Ankara advirtieron que en caso de que la eliminación de visados para los turcos no se realice, tienen todo el derecho de anular el acuerdo de readmisión.