Chequia empezará a probar el pasaporte COVID europeo en una semana

El pasaporte COVID, que permitirá viajar por la Unión Europea a las personas inmunizadas, debería estar plenamente operativo desde el 1 de junio. Chequia es de los primeros países en los que se pondrá a prueba ya a principios de mayo. Mientras, desde esta semana se podrán registrar para ser vacunados todos los mayores de 50 años en Chequia. Este mes se espera la llegada de 2,85 millones de vacunas.

El pasaporte verde europeo, quizá más conocido como pasaporte COVID, es el documento en el que trabaja a toda prisa la Unión Europea para poder viajar a otros países comunitarios desde este mismo verano. El pasaporte será único para los Veintisiete, estará escrito en inglés y en la lengua del país emisor y se podrá llevar en el móvil dentro de una aplicación como, por ejemplo, en el caso checo es eRouška, o impreso en papel, y se conseguirá de forma gratuita.

Covid-pasaporte | Fuente: Comisión Europea

Según informó a la Televisión Checa el eurocomisario Didier Reynders, que es responsable del pasaporte, cuentan con tener listo el certificado desde el 1 de junio.

“Estamos trabajando con la República Checa igual que con los otros 26 Estados para estar seguros de que lo tendremos todo a punto a nivel técnico. Así todos los ciudadanos podrán pedir el certificado en el que se indicará si se está vacunado, si se ha pasado la enfermedad o los test que se hayan superado”.

La República Checa es de los países en los que antes se pondrá a prueba el pasaporte, junto a otros como España, Alemania, Austria o Croacia, en concreto desde el 10 de mayo. Cada país puede pedir hasta un millón de euros a Bruselas para poner el proyecto en marcha.

Después, todo quedará supeditado a un acuerdo de la Eurocámara y los Gobiernos de los Veintisiete, que se espera para mediados de junio, ya que las negociaciones están muy avanzadas.

Foto ilustrativa: Markus Winkler,  Pixabay,  CC0

Una pasarela de datos codificados permitirá comprobar la veracidad de los certificados desde cualquier punto de la Unión Europea. El Parlamento Europeo quiere que las pruebas PCR para el pasaporte COVID sean gratuitas, como las vacunas, para que el sistema no sea discriminatorio. Con ese mismo objetivo, la Eurocámara quiere prohibir el establecimiento de restricciones a los titulares del certificado, como aislamientos o cuarentenas. Los Gobiernos quieren guardarse las competencias en este aspecto y también podrán decidir unilateralmente otros usos para el pasaporte, como por ejemplo, poder asistir a conciertos, cines, etc., como confirmó el eurocomisario Didier Reynders.

“Por supuesto que será posible, pero solo a nivel nacional. Esto es, si un Estado lo quiere usar para estos fines, lo tiene que aprobar por ley en su territorio”.

"Es necesario empezar a poner cien mil vacunas al día"

Foto: Michaela Danelová,  Český rozhlas

La vacunación sigue mientras su ritmo en la República Checa, con ya más de tres millones de dosis aplicadas, y más de un millón de personas con el ciclo de inmunización completa recibido. Casi 2 200 000 ciudadanos contaban este domingo con una dosis, lo que ya les otorga también cierta protección frente al COVID.

Pero estas cifras deberían quedarse pequeñas en poco tiempo, ya que se espera la llegada de 2,85 millones de dosis solo durante el mes de mayo. En la República Checa ya están recibiendo la vacuna los mayores de 55 años, además de grupos prioritarios, a los que desde este lunes se agregan, por ejemplo, trabajadores de las universidades.

Desde este miércoles se reducirá en cinco años más la edad para poder pedir cita, tal y como anunció el primer ministro, Andrej Babiš, en sus redes sociales este domingo, y se espera que cada semana vaya entrando un nuevo grupo de población cinco años más joven.

Expertos critican el sistema y señalan que aún hay cientos de miles de personas de más de setenta años o enfermos crónicos que no han conseguido vacunarse y se debería priorizar en cualquier caso a estas personas antes de empezar con grupos más jóvenes. Babiš cree, sin embargo, que desde el 1 de junio ya podrá registrarse para ser vacunada cualquier persona a partir de 16 años.

Roman Prymula | Foto: Česká televize,  ČT24

En el canal Prima, el exministro de Salud Roman Prymula declaró que es necesario comenzar a vacunar a cien mil personas al día para no tener un problema de acumulación de vacunas. También sería bueno vacunar en fin de semana al mismo ritmo que durante los días laborables. No obstante, reconoció que el problema es el agotamiento del personal sanitario, que lleva trabajando a tope desde marzo del año pasado.

En Praga, por ejemplo, este mismo lunes abre un gran centro de vacunación en el centro de congresos O2 Universum. Desde las 8 de la mañana a las 8 de la tarde se podrá vacunar en él a 7000 personas a diario, pero cuando tengan vacunas para ello. De momento serán tan solo mil al día.

palabra clave:
audio