Chequia cumple 10 años en el espacio Schengen

Foto: Kai Stachowiak, Pixabay / CC0 Public Domain

Hace 10 años, en la noche del 20 al 21 de diciembre de 2007, Chequia junto con otros ocho países entró en el espacio Schengen.

Foto ilustrativa: Kai Stachowiak, Pixabay / CC0
A partir del 21 de diciembre de 2007, en las fronteras de la República Checa desaparecieron los controles aduaneros, con lo que culminaron largos años de preparativos del país para su ingreso en el espacio Schengen, que garantiza el libre movimiento de personas, mercancías y servicios en su marco.

Durante las celebraciones de ese significativo acontecimiento, el entonces primer ministro checo, Mirek Topolánek, valoró el avance alcanzado por la República Checa desde los cambios democráticos en 1989.

“Recuerdo que en 1989 cortamos la alambrada de la Cortina de Hierro y volvimos a ser libres. Tiempo después ingresamos en la Unión Europea y en la OTAN. Hoy nos sumamos al espacio Schengen y somos miembros con igualdad de derechos, pero con la responsabilidad por los que todavía quedan fuera de Europa y no pueden disfrutar de semejante privilegio”.

 Mirek Topolánek, foto: Jan Bartoněk, ČRo
A su vez, los controles aduaneros en los aeropuertos de los nuevos países de Schengen se conservaron hasta el 30 de marzo de 2008, lo que se debió sin embargo a razones prácticas, relacionadas con los cambios de los horarios de los vuelos después de esa fecha.

Junto con Chequia entraron en el espacio Schengen otros ocho países, entre ellos Eslovenia, Lituania, Malta, Hungría y Polonia, con lo que el espacio de libre circulación había sido ampliado de 15 a 24 países, lo que implicó un territorio de 3,6 millones de kilómetros cuadrados.

Además de otras ventajas, el figurar en el espacio Schengen llevó en la República Checa a la reducción de la delincuencia, sobre todo en las zonas fronterizas. Mientras que en 2007, antes del ingreso, fueron registradas unas 120.000 infracciones penales en las fronteras checas, tan sólo un año más tarde su número se redujo en unas 5.000, y en 2009 habían sido investigados en las zonas fronterizas del país unos 107.000 casos criminales.

Así también, se fue desarrollando una estrecha cooperación entre los cuerpos de seguridad de los diferentes países, lo que ayuda en la búsqueda de personas desaparecidas o en fuga, así como en el desmantelamiento de grupos de narcotraficantes, o de traficantes de personas.

Foto: ČT24
Los checos son conscientes de los beneficios que derivan del ingreso en Schengen y rememoran cada año ese histórico momento. Una de las conmemoraciones más curiosas tiene lugar todos los años en el sur de Moravia, donde un grupo de nadadores de invierno de varios países europeos se sumergen el 21 de diciembre en las aguas heladas del río Dyje y, partiendo del territorio checo, nadan un kilómetro aproximadamente hasta llegar al territorio austríaco.

El espacio Schengen lleva el nombre de un pueblo de Luxemburgo, donde en 1985 fue suscrito el acuerdo sobre el libre movimiento de personas y mercancías dentro de la Unión Europea.