Chequia busca lugar para sus residuos nucleares antes de la fecha que impone la UE

La planta nuclear de Dukovany

El Ministerio de Industria busca la forma de adelantar los planes de construcción de las instalaciones para el almacenaje de residuos nucleares. La oposición de los distritos locales podría retrasar el cumplimiento del plan europeo de taxomanía de energías.

La República Checa cuenta con dos plantas nucleares, pero no un lugar donde almacenar sus residuos. Al menos en el largo plazo. Actualmente, los residuos se almacenan en las propias centrales dentro de barriles. Así lo contó Jiří Bezděk, representante de la planta nuclear de Dukovany, para la Radio Checa durante una visita a las instalaciones.

“Como puedes ver nos encontramos en uno de los almacenes de uranio. Éste puede ser almacenado en contenedores durante 60 años. En ese momento, puedes sacarlo, revisar el contenedor y volverlo a almacenar por otros 60 años”.

Los contenedores se almacenan en una sala donde se monitoriza su temperatura, radiación y presión.

La planta nuclear de Dukovany | Foto: Lukáš Lehotský,  Unsplash,  CC0

Oficialmente, el uranio almacenado en esos contenedores no está considerado como residuo nuclear, ya que técnicamente puede ser reciclado. Sin embargo, este tipo de reciclaje no se practica en el país y el propietario de estos residuos, la compañía estatal ČEZ, es problable que determine los contenedores como residuos, los cuales después serían entregados a la Autoridad de Depósitos de Desechos Radioativos del país.

Pero aquí se encuentra el problema, esta institución no tiene dónde almacenar los residuos. En un principio, el gobierno checo contaba con construir un almacén de residuos nucleares subterráneo para el año 2065, pero el plan europeo de taxomanía de energías limpias, el cual fue aprobado a principios de años, fija la fecha límite en el año 2050.

La autoridades en la materia del país han declarado que cumplir el límite europeo solo sería posible en el papel. Sin embargo, es necesario acelerar las actividades de investigación y finalmente decidir en qué lugar quiere construir los almacenes.

Fundada en 2001, la Autoridad de Depósitos de Desechos Radioactivos de República Checa ha contado con 20 años para encontrar el lugar idóneo para el almacén de residuos. Y lo encontró. Cuatro localidades fueron aprobadas por el gobierno como posible destino de los almacenes.

La planta nuclear de Dukovany | Foto: René Volfík,  iROZHLAS.cz

Sin embargo, los residentes de cada una de esas localidades se opusieron a su construcción. Algunos de ellos se han unido bajo la plataforma “contra el almacenaje subterráneo”, una organización civil que defiende una alternativa al almacenamiento de los residuos bajo tierra y que los locales puedan decidir mediante voto si desean la construcción de tales instalaciones en su localidad. El secretario de la organización, Edvard Sequens, dice que los locales tienen un papel más relevante en estos procesos en otros países.                 

“Actualmente los distritos solo tienen derecho a hacer sus comentarios del procedimiento, pero el ministro pertinente no tiene porqué tomarlos en consideración. En algunos países como Finlandia, que va por delante de la República Checa en construcción de almacenes para residuos nucleares, los distritos locales tienen una mejor posición. Incluso tienen derecho a veto a tales decisiones, a menos que tal veto sea cancelado por el Parlamento”.

La instalación de almacenamiento finlandesa tiene prevista su apertura el próximo año. Suecia, Francia y Suiza también se encuentran terminando instalaciones similares. La República Checa debe decidir dónde construir sus almacenes antes de que termine esta década.

Autores: Tom McEnchroe , Zdeňka Trachtová , Paula González
palabra clave:
audio