Checos participarán en el desarrollo de satélites meteorológicos

Foto: ČTK

La República Checa se afiliará a la organización europea para la explotación de satélites meteorológicos (EUMETSAT). El propósito principal de esta organización intergubernamental es la utilización de un sistema de satélites para el monitoreo del clima mundial.

Lars Prahm y Ladislav Miko, foto: ČTK
Los checos figuran como miembro asociado de EUMETSAT desde 1992. A partir del próximo año, podrán participar plenamente en el desarrollo de satélites meteorológicos, compartir el software utilizado por esta organización, así como todos los datos necesarios para mejorar su servicio meteorológico.

El ministro del Medio Ambiente checo, Ladislav Miko, y el director general de EUMETSAT, Lars Prahm, firmaron este lunes el acuerdo sobre el ingreso de la República Checa el 1 de enero de 2010. A partir de esa fecha, el país podrá participar también en los debates sobre la futura orientación del ente, según explicó el ministro checo.

“A diferencia de nuestro estatuto anterior como miembro asociado, a partir del próximo año tendremos pleno derecho de influir en el funcionamiento de EUMETSAT, es decir, tomar parte en las decisiones sobre sus actividades. Además, es muy importante que nuestros empleados puedan trabajar en dicha organización y participar directamente en su desarrollo”, dijo Miko.

Martin Setvák, del Instituto Hidrometeorológico Checo, concretó el posible aporte por parte de las empresas checas en el desarrollo de los satélites.

“Suponemos que se tratará, sobre todo, de empresas de software que podrían incorporarse en el desarrollo de los futuros algoritmos para la elaboración de los datos conseguidos por los satélites. Recién se está iniciando el proyecto de elaboración de datos de los llamados meteosates de tercera generación, que se pondrán en marcha entre los años 2015 y 2017. Creo que las empresas checas podrían imponerse, sobre todo, en este campo”, señaló.

EUMETSAT cuenta en la actualidad con 23 países miembros y siete países asociados. La organización dispone de cuatro satélites geoestacionarios, un satélite orbital polar y un satélite oceánico. Los datos adquiridos por estos aparatos sirven para el pronóstico del tiempo y el monitoreo del clima mundial.