Campamentos de verano para recuperar el aprendizaje perdido

Ponerse al día con las materias, reducir las diferencias entre los alumnos y volver al deporte. Esos son los objetivos de los campamentos de verano para los que el Ministerio de Educación ha asignado casi cuatro millones de euros.

Con la situación epidémica que finalmente parece mejorar en Chequia, se están reabriendo también las puertas de las escuelas, aunque de manera gradual y bajo la condición de test regulares de coronavirus.

Los meses de aprendizaje a distancia han ocasionado retrasos en los planes de estudios, la pérdida de hábitos sociales y han acentuado las diferencias entre los niños. Además, el cierre de los centros de ocio ha dejado a muchos niños sin sus actividades deportivas y artísticas habituales.

Lidiar con el impacto que la pandemia ha tenido en la educación y en la salud de los menores es el objetivo de los campamentos de verano planeados por numerosas organizaciones para los meses de las vacaciones.

Los campamentos son una continuación de los Días Educativos del año pasado, una iniciativa a la que se sumaron 172 centros y escuelas. Esta se vio coordinada por la Asociación de Clubes Deportivos Escolares, con apoyo financiero por parte del Ministerio de Educación, y según explica la directora de la Asociación, Svatava Ságnerová, la experiencia demostró claramente lo que se logra con suficiente apoyo.

“La variabilidad y creatividad de los profesores y directores, que organizaron los días educativos fue extraordinaria. Demostraron nuevamente que si uno le da una oportunidad a las personas y crea condiciones favorables, ya sea en torno al personal o la financiación, son capaces de organizar eventos maravillosos para los niños”.

Durante los Días Educativos los niños trabajaban en pequeños grupos, preparando un proyecto que presentaban al final. Las actividades regulares, que alternaban materias como matemáticas y ciencias naturales con en el deporte y el arte, les recordaron lo que es la organización del tiempo o el trabajo en equipo, por ejemplo.

En vista del creciente impacto de la pandemia, la Asociación planea sumarse a la iniciativa de los campamentos. De acuerdo con Ságnerová, su organización está solicitando la máxima subvención, casi 350 000 euros, ya que el interés por parte de las escuelas es enorme.

“Ya se han apuntado 375 escuelas y centros escolares. Ahora estamos esperando con nervios la decisión del Ministerio de Educación para ver si nos selecciona para recibir la subvención. Después contactaremos inmediatamente con las escuelas para acordar cuántos campamentos serán capaces de realizar y bajo qué condiciones”.

El Ministerio de Educación ha asignado alrededor de 3.8 millones de euros para la realización de los campamentos y según afirma el ministro de la cartera, Robert Plaga, la demanda supera la oferta.

“Ya en este momento la cantidad de proyectos supera de manera marcada el presupuesto, por lo que hablaré con el primer ministro y el Gobierno para ver si sería posible incrementar los recursos. Porque se trata de decenas de miles de niños a los que podríamos ayudar en verano, no solo con el reinicio de la educación, sino también con el reinicio de la socialización y de la actividad física”.

El Ministerio ya ha recibido 300 solicitudes y estima que unas cien organizaciones más aún las están completando. Tienen hasta este viernes para entregarlas.

Mientras tanto, los niños y padres en Chequia esperan la decisión del Gobierno de si más alumnos podrán volver a las aulas el lunes 3 de mayo. En estos momentos solo asisten a las clases presenciales los niños del último grado de preescolar y también los estudiantes del primer grado del colegio, aunque aún tienen que alternar el aprendizaje presencial con las clases telemáticas.