Cada vez más extranjeros solicitan la ciudadanía checa

Foto ilustrativa: Pixabay / CC0

El número de extranjeros que solicitan la ciudadanía checa crece constantemente y en 2016 se duplicó incluso en comparación con los años anteriores. Para los solicitantes tampoco representa un mayor obstáculo uno de los requisitos indispensables para poder recibir la ciudadanía, o sea, la obligación de presentar examen de idioma checo.

Foto ilustrativa: Pixabay / CC0
La ciudadanía checa es concedida con mayor frecuencia a ciudadanos de Ucrania, Eslovaquia, Rusia y Vietnam. Unos 4.000 extranjeros presentaron la solicitud correspondiente el año pasado, mientras que todavía en 2015 su número llegaba como máximo a 2.500.

Los analistas afirman que este incremento se debe a la directiva que permite una doble ciudadanía y que entró en vigor en 2014. A la vez, para obtener la checa, los extranjeros deben cumplir determinados requisitos, entre los que figura vivir al menos diez años en territorio checo, presentar un examen de idioma checo, así como de conocimientos de la historia y de otros temas relacionados con el país.

Como dijera hace algún tiempo a la Radiodifusión Checa el senador Jaroslav Kubera, la obtención de la ciudadanía checa no es un asunto dado.

”Los extranjeros tienen derecho a pedir ciudadanía checa, pero su concesión no es obligatoria. Es un tema sumamente serio que no tiene nada que ver con los derechos y libertades fundamentales. Y es derecho de cada Estado definir las condiciones para su concesión”.

Jaroslav Kubera, foto: Filip Jandourek, ČRo
Sin embargo, junto con el aumento del número de solicitantes de la ciudadanía checa, son cada vez más las personas que la reciben y que luego tienen doble ciudadanía. Sin mayores obstáculos es otorgada a jóvenes extranjeros que siendo pequeños todavía llegaron a este país con sus padres, terminaron aquí los estudios y quieren quedarse a vivir en este país. Tal es el caso de muchos vietnamitas, ucranianos y rusos.

La ciudadanía checa fue obtenida el año pasado igualmente por algunos sirios e iraquíes. Esto les facilitaría viajar a Estados Unidos en caso de que el presidente Donald Trump lograra imponer la prohibición de los viajes a Estados Unidos a ciudadanos de determinados países de Oriente Próximo, según lo confirmara para la Televisión Checa Irena Valentová, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores checo.

”Según las informaciones que tenemos de la Embajada checa en Washington, para los ciudadanos de la República Checa con doble ciudadanía las condiciones de entrada al territorio de Estados Unidos no han cambiado”.

Según datos de la Oficina de Estadísticas, en la República Checa viven unos 450.000 extranjeros con residencia permanente o a largo plazo, de los que alrededor de la mitad son personas entre los 20 y los 39 años de edad, o sea, en edades profesionalmente activas. Sin embargo, no todos tienen ciudadanía checa. Y a pesar de que aumenta el número de extranjeros que la obtienen, a nivel internacional Chequia figura entre los países cuya ciudadanía es concedida a relativamente pocos extranjeros.