Bursík: “Crisis económica es una oportunidad para la lucha contra el cambio climático”

Martin Bursík y Jacqueline McGlade (Foto: CTK)

La crisis económica no puede representar una excusa para evitar la lucha contra el cambio climático. En ello insistieron en Praga el ministro de Medio Ambiente checo, Martin Bursík, y la directora de la Agencia Europea de Medio Ambiente, Jacqueline McGlade, al presentar el informe sobre las amenazas medioambientales para Europa en 2009.

 Martin Bursík y Jacqueline McGlade (Foto: CTK)
El Arion Lusitanicus, babosa proveniente de la Península Ibérica empezó hace unos 60 años a invadir Europa y expulsar las especies autóctonas. En la República Checa apareció en 1991 y por el momento causa sobre todo daños económicos en la agricultura.

Según el estudio Señales 2009 de la Agencia Europea de Medio Ambiente, la disminución de la biodiversidad representa un problema capital para el medio ambiente del viejo continente, junto con la falta del agua, la pesca excesiva y la presencia de partículas nocivas en el aire.

La protección de la atmósfera será uno de los grandes retos de la presidencia checa de la Unión Europea, y no debería ser frenada por la crisis económica, resaltó el ministro de Medio Ambiente, Martin Bursík.

“Creo que es importante crear competencia en este ámbito entre Europa y EE.UU., pero sobre todo unir las fuerzas y cooperar. En el momento en que coincidamos en que la situación actual es una oportunidad podremos ganar para la causa al resto del mundo”.

Martin Bursík (Foto: CTK)
El ministro checo subrayó la necesidad de que el mundo rico se solidarice con los países en vías de desarrollo, sin lo cual no se logrará un nuevo convenio internacional sobre el cambio climático que sustituya el Protocolo de Kioto. Según Bursík, hay que aprovechar los mecanismos financieros.

“Una parte de los ingresos de las subastas de los permisos de contaminación, que se introducirán en Europa en 2013, será invertida en la ayuda a los países en vías de desarrollo y en la transferencia de tecnologías que no dañen el medio ambiente”.

El ministro no teme que la crisis del gas que afecta estos días a Europa signifique en el futuro el retorno a la mayor combustión de carbón y petróleo. En abril el Ministerio de Medio Ambiente checo lanzará un programa que promoverá el ahorro de energía en los hogares. Los ciudadanos podrán cobrar subsidios, por ejemplo, para el uso de tecnologías respetuosas con el medio ambiente en la construcción de viviendas nuevas.

La República Checa, como país que preside este semestre a la Unión Europea, tiene la tarea de preparar los documentos que serán debatidos en diciembre en la cumbre sobre el clima de Copenhague, Dinamarca.