Antisemitismo en Chequia en 2015: teorías conspiratorias y un boicot

Фото: Štěpánka Budková

El número de incidentes antisemitas se mantuvo en 2015 en un nivel similar al año anterior, según el informe presentado por la Federación de Comunidades Judías de la República Checa. Como fenómenos nuevos se puede hablar de la extensión de teorías conspiratorias acerca del papel de los judíos en la crisis migratoria o el boicot al festival ‘Días de Jerusalén’.

Foto ilustrativa: Štěpánka Budková
La República Checa sigue siendo un país escasamente antisemita, como vuelve a constatar el informe de la Federación de Comunidades Judías de la República Checa, que lleva un control de las muestras públicas de animadversión hacia los miembros de esta etnia.

El número de incidentes antisemitas fue en 2015 de 221, algo menos que los 234 del periodo anterior. La situación estable es achacada por la Federación a que en 2015 no se dio ningún incidente ni ninguna acción militar señalada en el conflicto árabe-israelí. El odio a los judíos es propagado únicamente por grupos de escasa visibilidad, comenta el secretario de la organización, Tomáš Kraus.

“Creo que en nuestro país no son movimientos políticos, son solo grupúsculos marginales que quizás tienen alguna ambición política. La buena noticia es que estos asuntos son ignorados por la mayoría de la sociedad checa o bien completamente rechazados”.

Tomáš Kraus, foto: Jana Šustová
Aun así hay algunas novedades. Se detectaron nuevas teorías conspiratorias que explican la crisis migratoria como un intento de los judíos de debilitar Europa y hacerse con el poder en el continente. Además, se dio un intento de boicot, subraya Kraus.

“El año pasado registramos por primera vez el intento de boicotear acciones relacionadas de alguna manera con Israel. El movimiento que actúa en toda Europa Occidental con el nombre de BDS ha atacado el festival Días de Jerusalén, intentando no solo boicotearlo, sino también impedir su realización”.

La iniciativa BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), promueve el boicot económico a Israel debido a su política con los territorios ocupados y la población palestina. El festival, de carácter cultural y gastronómico, fue interpretado por los activistas como un intento de legitimar Jerusalén como ciudad israelí. Desde el punto de vista de la Federación, que identifica la crítica a Israel con el antisemitismo, se trató de un incidente antijudío.

Photo illustrative: David Hertl, ČRo
La mayor plataforma de los ataques registrados en el informe siguió siendo Internet, donde apareció el 80% de las muestras de antisemitismo. En opinión de Kraus, la misma naturaleza de las redes sociales hace imposible hacer un seguimiento preciso de estas opiniones.

“Se trata no solo de Internet sino sobre todo de las redes sociales. Nuestro informe recoge incidentes que son denunciados directamente por ejemplo por nuestros miembros, que son registrados por nuestro equipo, que accede a fuentes abiertas, o que son evidenciados por alguna otra fuente. Es posible que no tengamos todos, ya que las redes sociales pueden ser cerradas, sin acceso público, y la gente se puede intercambiar allí entre sí imágenes o vídeos”.

El informe ha sido elaborado siguiendo la definición de antisemitismo de la Agencia de la Unión Europea para los Derechos Básicos, y se distingue por tanto de las cifras de la Policía, que solo evidencian las acciones constitutivas de delito.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio