“Al venir a Chequia, los latinos ya no buscan destinos sino experiencias”

Petr Lutter con proveedores y agencias de turismo, foto: Juan Pablo Bertazza

Recientemente se celebró en Chequia un encuentro entre las principales agencias de viaje encargadas de traer turistas latinoamericanos al país. En esta entrevista con Radio Praga internacional, Petr Lutter, director de Czechtourism en Latinoamérica, nos cuenta cuáles son los destinos más solicitados fuera de Praga y las nuevas tendencias que los latinoamericanos ponen en práctica a la hora de viajar a Europa.

Petr Lutter, foto: Juan Pablo Bertazza
Czechtourism es una organización fundada en 1993 que depende del Ministerio checo de Desarrollo Regional y, tal como indica su nombre, tiene la tarea de consolidar el turismo checo entre los viajeros de todo el mundo.

En los últimos días se realizó un encuentro en el que participaron las principales agencias de viaje de Latinoamérica para intercambiar información y acuerdos con los proveedores locales en lo que respecta a hotelería, gastronomía y traslados.

Petr Lutter, director regional de Czechtourism en América Latina, asegura que ese tipo de eventos que se realizan tres veces al año constituye una de sus principales estrategias a la hora de fomentar el turismo. Lutter vive en México pero conoce al detalle la situación de todos los países con los que trabaja. Destaca, por ejemplo, el incremento de turistas colombianos y peruanos en República Checa, que, desde 2015, ya no necesitan la visa Schengen.

Aclara que ese crecimiento empieza a compensar la irregularidad de otros países como Argentina que, aunque suelen tener un público siempre decidido a viajar, dependen mucho más de la coyuntura económica. En este último encuentro uno de los grandes ejes, tal como cuenta Lutter, fue la necesidad de descentralizar el turismo en Praga para ofrecer otros destinos atractivos dentro de República Checa.

“Praga, de alguna forma, se considera un país. Por ejemplo: estamos haciendo una campaña en Facebook y uno de los post que promocionamos es de Olomouc, el video de Olomouc, las fotos de Olomouc. Cuando empezó la campaña veo que hay como 400 comentarios y los empiezo a leer: ‘me encanta Praga’, ‘Praga es la ciudad más bonita del mundo’, ‘quiero ir a Praga’, ‘Praga es un país maravilloso’ y si tu lees eso te das cuenta que para mucha gente República Checa es Praga”.

Lutter explica que, en ese sentido, uno de los grandes objetivos de Czechtourism es posicionar a la República Checa por encima de Praga, una labor bastante complicada, como él mismo reconoce, porque los mismos operadores de Latinoamérica suelen vender muy bien los circuitos que pasan por varios países, entre los cuales uno de los más exitosos es el que ofrece Berlín, Praga, Viena y Budapest. Pero Lutter llama la atención sobre el curioso detalle de que incluso muchos de los nombres de los circuitos proponen ir a Alemania, Polonia y… Praga.

Žižkov y Vinohrady, foto: Štěpánka Budková
Lo mismo sucede dentro de la propia capital checa con respecto al centro: la gente prefiere perderse en las callecitas de la Ciudad Vieja porque son muy lindas y, en cambio, cuesta convencerlos de visitar también otras interesantes zonas de la ciudad como Karlín, Vinohrady o Žižkov que, asegura Lutter, tienen una excelente oferta gastronómica y mejores precios.

Justamente estos encuentros se organizan para contrarrestar esa situación y lograr que los agentes de viaje conozcan más lugares dentro de Praga y empiecen a convencer a sus pasajeros de que traten de conocer otras ciudades además de la capital checa.

“Más o menos lo que estamos logrando es que ya se quedan una o dos noches más en Praga y hacen excursiones: a Karlovy Vary, a Český Krumlov. No viajan pero hacen excursiones que ya es un logro. Otra cosa son los viajes de prensa: invitar a periodistas, influencers, instagramers, youtubers y les enseñas otras partes de la República Checa”.

Mariánské Lázně, foto: Archivo de ČRo - Radio Prague International
Por supuesto fomentar el turismo en otras ciudades requiere tiempo y energía. Lutter aclara que las ciudades más destacadas a la hora de lograr esa descentralización son, precisamente, Český Krumlov y Karlovy Vary pero también Mariánské Lázně y Olomouc, que tiene mucha aceptación del público en lo que respecta al turismo histórico.

“Es la antigua capital de Moravia y, además, también un poco por el tema del running, porque la media maratón de Olomouc es la segunda carrera más importante después de Praga”.

Lutter explica que además de la historia o la belleza de un sitio, hay muchos otros factores que también hay que tener en cuenta a la hora de hacer crecer un destino turístico: por ejemplo la capacidad de conexión de determinado lugar. En ese aspecto, Olomouc también es muy importante porque suele funcionar como paso para llegar a Cracovia o Viena, así como Karlovy Vary funciona muy bien como conexión hacia Alemania.

“Uno de los destinos más importantes para nosotros es Brno, por su onda moderna y joven, además de que su oferta gastronómica es muy buena”.

“Y uno de los destinos más importantes para nosotros es Brno y Moravia del sur: Brno por la onda moderna y joven que tiene, Brno tiene una oferta gastronómica muy buena y es una ciudad muy dinámica. Y Moravia del Sur por la toma de vinos, sobre todo, y la mezcla de palacios, sitios históricos, tradiciones y folklore”.

Lutter agrega que, desde el año pasado, empezaron a trabajar muy bien con algunas agencias el llamado paraíso de bohemia o Český Ráj, donde también suele irse como excursión de un día para disfrutar de la naturaleza y sus hermosos paisajes. Lo mismo empieza a suceder con la llamada Suiza Bohemia, una región muy pintoresca en el noroeste de Chequia que también conduce a Dresde.

Petr Lutter con proveedores y agencias de turismo, foto: Juan Pablo Bertazza
Contento con el diálogo fluido que se generó entre las agencias y los proveedores locales en un lujoso hotel de Malá Strana que suele recibir la visita de músicos, políticos y hasta equipos de fútbol como el Barcelona o el Chelsea, Lutter anuncia que en marzo habrá un workshop destinado al turismo de lujo, mientras que en abril se realizará un fantrip de turismo incentivo, es decir, el que se organiza para que determinadas empresas premien con viajes a sus mejores empleados con el objetivo de mejorar los rendimientos.

Lutter aclara que el turismo de lujo y el de incentivo son dos segmentos que se vienen trabajando muy bien, sobre todo en Praga.

“Pero lo que notamos y, sobre todo en el segmento de lujo, semilujo e incentivo, es que ya se están buscando más experiencias que viajes. O sea, la gente que tiene presupuesto y está acostumbrada a viajar ya busca cosas más distintas: lugares que no son comunes, más que un lugar busca una experiencia”.

Esa experiencia puede ser gastronómica, deportiva o incluso relacionada con el objetivo de hacer compras, lo cual, según Lutter, define un poco al viajero latinoamericano.

“Lo que notamos es que ahora la gente más que un lugar busca una experiencia”.

Explica que, desde 2016, vienen promocionando las distintas maratones en República Checa porque muchas personas de México, Brasil o Argentina están pendientes de la organización de ese tipo de eventos que pueden llegar a decidir un destino de vacaciones.

Lutter explica que incluso suele darse el caso de que toda una familia termine acompañando a una o dos personas que, en realidad, van a un país a correr.

Petr Lutter y agentes de turismo, foto: Juan Pablo Bertazza
En definitiva, en la actualidad se define mucho más el destino de un viaje a partir de los gustos de cada persona. La otra tendencia que vienen notando los responsables del turismo checo, sobre todo entre la gente joven, es que programan gran parte del viaje en función de sacarse una foto que pueda volverse viral en las redes sociales.

Lutter pone el ejemplo de la montaña de los siete colores en Perú: para poder tomar una foto en ese lugar muchas personas llegan a disponer, por ejemplo, de un día entero de viaje. Lutter aclara que esa es una de las tendencias que empiezan a aparecer como resultado de las redes sociales, sobre todo Instagram que, parece ser, la que más influencia ejerce en ese tipo de decisiones.

Más allá de estos cambios, Lutter asegura que la tradición del latino que visita cinco países en diez días no cae y va a ser siempre la base del turismo: en el primer viaje a Europa los latinoamericanos suelen visitar París, Madrid, Roma y Londres, y ya en el segundo se deciden por Praga, Viena y Budapest. De hecho, Lutter no tiene dudas de que Praga, aun cuando ellos intentan distribuir un poco su fama entre otras ciudades del país, es una de las diez capitales de Europa más visitadas por los latinoamericanos.

Praga, foto: Dmitry Karyshev, Flickr, CC BY 2.0
“Hace diez años la agencia de viajes le tenía que decir a su cliente que fuera a Praga porque a él no se le ocurría. Ahora el cliente que ya fue a Madrid, París y Roma dice que quiere ir a Praga porque ya tiene fama de ser muy bonita. Y otra cosa también importante: cuando la gente ya está aquí y les preguntas, responden: ‘es la ciudad más bonita de Europa’ o no saben si París o Praga son las ciudades más bonitas de Europa. Pero no conozco a nadie que dijera ‘no me gustó Praga’”.

Incluso, Lutter comenta con agrado que, desde hace algún tiempo, está cambiando esa idea generalizada de que el checo es cerrado. Cuenta que, ahora, cada vez más se escucha que los locales son divertidos, alegres y hacen sentir bien al turista, al menos en comparación con otros países como Austria o Alemania.

En todo caso, lo gracioso es que el mayor reclamo que empieza a aparecer, cuenta Lutter, es que ya incluso los propios turistas se quejan de que hay demasiados turistas en el centro de Praga.